0

Brembo es el principal proveedor del sistema de frenos de varias estructuras que son parte del Campeonato Mundial de Rally. Su buen funcionamiento es vital para el control de los 380 caballos de fuerza de estos autos, puesto que presenta características diferentes para cada superficie e incluso, para cada fecha del calendario anual del certamen.

El buen desempeño de los autos que son parte del WRC tiene un elemento esencial para el control de cada unidad en régimen de competencia. Si bien el objetivo de cada carrera es ir lo más rápido posible, también hay que tener un eficiente sistema de frenos para poder evitar accidentes y que el piloto tenga control absoluto de cada movimiento del auto.

Pero no basta con equipar un buen sistema de frenos, puesto que las prestaciones varían de acuerdo a la superficie y el trazado definido para cada tramo. En estadísticas emanadas tras la temporada anterior, el Rally de México fue el más demandante de este elemento, mientras que en Gales y Finlandia tuvieron la menor exigencia.

Las regulaciones para el último campeonato permiten que los autos equipen un sistema de frenos con discos de un diámetro máximo de 370 mm para carreras de asfalto. Hasta el 2016, los discos tenían un diámetro máximo permitido de 355 mm. Tras cada día de competencia, estos son reemplazados ya que su funcionamiento óptimo sólo se extiende a 150 kilómetros, ya que por desgate este deja de ser efectivo y enfría con mayor lentitud.

En caminos no pavimentados, no se necesitan discos grandes porque, en general, no hay frenadas abruptas después de las rectas largas, como en las carreras de asfalto. Por esta razón, el diámetro de los discos es de 300 mm y el espesor varía desde un mínimo de 25,4 mm hasta un máximo de 28 mm.

La temperatura es un factor trascendental y bien lo saben los fabricantes, quienes han descartado la refrigeración líquida, inclinándose por el aire. Esto propició la fabricación de tomas traseras que facilitaran el flujo que enfría el disco y el caliper. Brembo ha diseñado un sistema de dos canales de admisión de aire para mantener la temperatura de estos dos componentes bajo control.

Actualmente, Brembo provee a equipos como M – Sport, Hyundai y Toyota. Estos dos últimos sólo equipan una parte del sistema producido por la marca especialista en frenos. Pero a pesar del proveedor, hay una serie de factores que afectan el desempeño de estos elementos y los más significativos son:

1. Más agarre = más uso del freno:

Las diferentes superficies van presentando una condición diferente según la superficie e incluso el estado del clima.

2. Un rally más sinuoso ejerce mayor presión en el sistema de frenado:

Un trazado lleno de numerosas rectas y secciones trabadas, requiere un uso diferente de los frenos que uno con curvas continuas derecha e izquierda.

3. En bajada hay más estrés en el sistema:

Una carrera en una planicie no es lo mismo que una que se disputa entre montañas y en descenso.

De esta manera, el panorama para cada carrera es diferente y la composición del sistema de frenos es fundamental para recortar distancias y sortear cada tramo de buena manera. Un desafío que también es mirado desde cerca por los mecánicos para una mejor performance en cada carrera.