OGIER ROMPIÓ UN YARIS MIENTRAS PROBABA

Sébastien Ogier y Julien Ingrassia salieron ilesos hoy de un Toyota Yaris WRC que quedó maltrecho tras seguirse de largo en una curva de los Alpes franceses, impactar un árbol y dar algunas vueltas.

El incidente ocurrió mientras los actuales campeones del mundo ensayaban con miras al Rally de Montecarlo, que se largará el 21 del corriente mes.

La tripulación fue trasladada a un hospital para su revisación médica, siendo dados de alta poco más tarde.

Era el segundo día en que Ogier se encontraba en esa tarea, en zonas aledañas a Gap, donde nació. En enero de 2017, había sufrido un golpe parecido, pero sobre un Ford Fiesta WRC.

Pese a todo, esto no es impedimento para que él y su navegante sean de la partida en el clásico monegasco. Sus compañeros de equipo Elfyn Evans, Kalle Rovanperä y Takamoto Katsuta ya se habían repartido esos quehaceres alternativamente entre fines de diciembre y lunes pasado.