0

Peugeot Sport ya ha conseguido la ficha de homologación para su 208 Rally 4, casi al mismo tiempo que Ford para el Fiesta de la misma clase.

El último producto del león para rallies podrá competir desde abril (o cuando se reinicie la actividad deportiva) en campeonatos monomarca y copas en varios países de Europa. Estéticamente y en cuanto a chasis, se ha recurrido desde luego a la versión más actual, mientras que el motor es un EB2 Turbo 1.2 PureTech como en el de calle, pero con un compresor de mayores dimensiones, doble árbol de levas a la cabeza, 4 válvulas por cilindro, inyección directa Magnetti Marelli, una potencia máxima de 208 caballos a 5.450 RPM y 290 Nm de par máximo a 3.000 RPM. Con esas características, el Peugeot 208 R4 obtiene prestaciones superiores a las de 208 R2 atmosférico.

El coche de tracción delantera monta un doble disco cerámico de embrague de 183 milímetros, caja de cambios secuencial de cinco marchas y diferencial mecánico autoblocante. El freno de mano es hidráulico, detrás lleva discos de freno de 290 milímetros con dos pistones y adelante discos ventilados de 330 milímetros para asfalto y 290 para tierra, en ambos casos con cuatro pistones.

La suspensión es de tipo McPherson con amortiguadores Öhlins de 3 vías regulables. Sus dimensiones son 4.05 metros de longitud, un ancho de 1,73 metros y batalla de 255 metros. El depósito de combustible es de 60 litros y el peso en vacío es de 1.080 kilogramos, subiendo a 1.240 kilogramos con el equipo reglamentario de seguridad.

Por casi 70.000 euros se lo adquiere con un paquete básico de repuestos, previéndose que en la primera mitad del año se entreguen una primera partida de unidades al margen de las que ya dispone algún que otro importador.