0

El piloto del Team Eme Racing realizó una jornada que lo hizo emocionarse hasta las lágrimas una vez que llegó a la meta. Superó en la final al poderoso Emilio Fernández por 3,5 segundos y dejó atrás un año que tuvo más bajos que altos. 

Muñoz, que es navegado por Miguel Recalt en el Peugeot 208, ha demostrado tener talento de sobra en el desarrollo del Campeonato RallyMobil, sin embargo, esta temporada no se dieron las cosas como el esperaba. Hace solo unas semanas, durante el desarrollo del Gran Premio de Pichilemu, Pato Muñoz fue padre y como dicen por ahí: “Venía con la marraqueta bajo el brazo”. 

Tras una serie de rondas de eliminación, Muñoz fue capaz de ir venciendo a rivales de peso en un circuito de 2,6 kilómetros que entre el exceso de tierra y agua complicaba cada vez más a los binomios en competencia. Per más allá de los factores externos, supo ganarle a sus rivales, a la presión y a la mala fortuna que en varias fechas complicó al piloto chileno.

Destacamos a Pato Muñoz, porque tuvo una fecha completa y porque vuelve a demostrar que está para grandes cosas. Ahora habrá que esperar si sus planes incluyen seguir en la categoría R2 o dar el gran paso a la mayor categoría del campeonato, la R5. 

¡Felicitaciones Pato!