0

El equipo de Osorno anticipa su desembarco en el Bío Bío con tres pilotos: Nicolás, Diego y Marcelo Pérez practicaron este fin de semana y dirán presente en el segundo GP de la temporada. 

De dulce y agraz. Así puede definirse el balance de Pérez Racing en el GP de Pichilemu. Si bien Nicolás Pérez -a bordo del Ford Fiesta aspirado- se anotó como ganador de la subcategoría R2 Lite y fue escogido como piloto revelación (ver nota); la suerte no fue igual para su hermano Diego, que debió abandonar el sábado por fallas mecánicas de su Peugeot 208. “Es un problema que ya habíamos tenido en la fecha de Osorno del año pasado. Es el tubo de escape que se calienta con una protección plástica y eso hace que agarre temperatura y prenda fuego. Se quemó una parte del estanque, pero ya compramos todos los repuestos y está todo reparado”, cuenta el piloto número 55.

perez-pichilemu-rmobil-dhimages-6847

El equipo de Los Lagos analizó los rendimientos de sus representantes en la ciudad del surf y ahora enfrenta una particular disyuntiva respecto a cómo afrontar el desafío en el sur. Diego Pérez enfatiza que “soy apasionado, en el sentido que yo me pongo el casco y quiero salir a darlo todo. Si bien tengo un ritmo agresivo, me doy cuenta también –por la estrategia que ocupó Nico- que no es una mala idea salir y esperar, ver qué pasa con los rivales, porque por lo general muchos quedan en el camino. Finalmente, la inteligencia y saber esperar puede dar resultados positivos, como fue lo de Nico”.

En materia de expectativas, Diego Pérez es ambicioso. “Creo que en Concepción va a aumentar el número de competidores, lo que va a hacer que aspirar a un lugar sea más difícil. De todas maneras, yo pretendo estar metido en el podio de la R2 Lite, y creo que Nico puede estar dentro de los 5 primeros”, cerró el piloto del Peugeot 208 R2.