0

El regreso del exponente argentino a la competencia chilena suponía un condimento extra para la R3. Con el compromiso de desarrollar el Renault Clio turbo, el multicampeón poco a poco fue explorando el auto y, después de tres fechas disputadas, se mete en el podio del Gran Premio de Pucón, acercándose a las expectativas que pesan sobre él en la temporada vigente del RallyMobil.

Con la temporada 2016 recién iniciando, una importante noticia golpeaba a los fanáticos del rally. El destacado piloto argentino y campeón del mundo, Gabriel Pozzo, regresaba a nuestro país para ser uno de los animadores de la categoría R3. Siguiendo los pasos de Rauly Martínez, Pozzo tomaba la posta y se adentraba en el desafío de sacarle trote a un auto que en números muestra superioridad, aunque sin poder demostrarlo en las superficies nacionales: El Renault Clio turbo.

Con la tarea ya en carpeta, las expectativas por ver correr a Pozzo siempre fueron altas. Pero su inicio estuvo algo alejado de lo que le conocimos en su anterior estadía en nuestro país, situación que básicamente se daba por el desconocimiento de las virtudes y debilidades del auto, además de la incipiente relación con Eugenio Carvallo, experimentado navegante chileno que a poco andar pudo acostumbrarse a los conceptos del trasandino.

De ahí en más, el trabajo fue la clave de todo. Sumar kilómetros era la llave maestra para detectar las particularidades de un auto que está optimizado para el asfalto y que ha provocado algunos sin sabores a exponentes nacionales. En Pucón, Pozzo terminó por demostrar que había que dedicarse a pulir ciertos detalles en el auto para que toda esa potencia pudiera exprimirse de manera gradual y efectiva en los caminos de tierra, barro y ripio de nuestro país.

La recompensa llegó el fin de semana recién pasado. Un tercer lugar en la quinta fecha del campeonato que llena de entusiasmo al trasandino para seguir luchando por equiparar fuerzas versus el DS3 de Citroën. Y el reconocimiento como el mejor de la fecha va de la mano con su trabajo en el auto, pero también a su constancia en la ruta. Gabriel Pozzo fue el mejor de los Renault en carrera, quedando a poco más de 20 segundos de Cristóbal Vidaurre y a prácticamente 50 del puntero, Jorge Martínez.

Un traspié de estos dos exponentes pudo haber significado la primera victoria de Pozzo. Sin embargo, el trasandino multicampeón seguirá explorando su auto para quedarse con alguna de las fechas restantes del campeonato, independiente de lo que puedan sufrir sus rivales en la R3. El tercer lugar, su trabajo en el auto y la paciencia para encontrar las claves del rendimiento son las razones para que Gabriel Pozzo sea el piloto de la fecha tras el Gran Premio de Pucón.