0

Tras una temporada irregular en la que el propósito principal era acumular kilómetros y experiencia, Pedro Kauak fue la sorpresa en el Motorshow y se metió entre los finalistas de la N3. El representante de Kovacs Sport estuvo a punto de bajar del primer lugar del podio a Franco Illino y con eso, privarlo del título.

Un fin de semana entretenido e intenso fue el que se vivió en la N3. Tras el abandono de Diego Aguilar, la categoría se presentaba con opciones para Fernando Baile y Franco Illino, exponentes que acechaban al magallánico con la intención de arrebatarle el primer lugar de la categoría. Tres figuras que serían las protagonistas de la serie de entrada al campeonato RallyMobil y que no contaban con la irrupción de Pedro Kauak.

Junto a su fiel escudero, Rodrigo Martin, el piloto que comandaba el auto 76 logró sortear de buena forma la pista enlodada y de a poco ir tomando confianza para avanzar en cada una de las disputas que contemplaba la serie. Un trabajo seguro y en ascenso que fue captando la atención de todos aquellos fanáticos que acudieron, desde temprano, al Parque Motor Laguna Carén.

Kauak logró en Santiago un objetivo que buscó toda la temporada. No sólo se metió en el podio, sino que también protagonizó una final que fue seguida de cerca por Diego Aguilar. Si Kauak ganaba la serie, el campeonato era para el oriundo de Porvenir. De hecho, el piloto del Chevrolet Cruze ganó la primera manga y condimentó mucho más el desenlace de la N3.

Si bien Illino descontó la ventaja de Kauak, asegurando el título, el piloto del equipo Kovacs Sport fue de menos a más y logró valiosos puntos en una instancia diferente y plagada de situaciones especiales. Junto a Rodrigo Martin son destacados por la organización al ser protagonistas de una definición infartante.