0

En el Rally de Turquía, hoy cambiaron bastante las posiciones en todas las categorías para las que cuenta esta nueva fecha del Campeonato del Mundo. En otro día caluroso, Thierry Neuville ganó con su Hyundai i20 WRC tres de los seis tramos y pasó al frente de la carrera con una ventaja de 33.2 con respecto a sus escoltas más inmediatos, que en esta oportunidad son dos al haber empatado exactamente sus tiempos al final de la jornada tanto Sébastien Ogier (Toyota Yaris) como Sébastien Loeb (Hyundai).

Los franceses intercambiaron lugares más de una vez a lo largo de esta segunda etapa que contó con una asistencia a la mitad de la misma. Mientras, el nuevo líder por la mañana no se demostraba contento con el equilibrio de su coche, panorama que cambiaría más tarde con los cambios realizados en el parque de servicios. El belga se relajó un poco cuando Ogier, por culpa de un pinchazo y de un problema eléctrico que por un rato lo dejó solo con tracción delantera, cayó por un momento a la cuarta plaza.

Desde allí, el galo se recuperaría en gran forma hasta igualar a Loeb, el más rápido de la última especial, instante en el que descontó parte del tiempo perdido antes por una mala elección de neumáticos.

Elfyn Evans fue cuarto en su Yaris después de ser un provisorio segundo. El británico pagó con más de 40 segundos sus inconvenientes con el caucho. Kalle Rovanperä quedó quinto con el otro Toyota, no sin sufrir uno de los tantos pinchazos que caracterizan a la prueba turca. Teemu Suninen encabezó un trío de Ford Fiesta World Rally Carm seguido por sus compañeros Esapekka Lappi y Gus Greensmith.

Las esperanzas de Ott Tänak de defender el título sufrieron un fuerte golpe cuando una falla en la dirección de su i20 lo hizo salir del camino a poco de largarse la etapa, abandonando con la rueda delantera derecha muy rota en ese despiste. Pierre-Louis Loubet sobrevivió a varias demoras para ser noveno, delante del mejor R5, el Škoda Fabia de Kajetan Kajetanowicz.

El polaco marcha al frente en la clase WRC 3 después de ser el más efectivo en seis parciales de velocidad y escaparse por 46.3s con relación a su escolta, Marco Bulacia, volante de un Citroën C3 que tripula junto a Marcelo Der Ohanessian. El boliviano dijo: “Son tramos rotos y nosotros encontramos el piso en peor estado después de las pasadas de los punteros. Me gustaría reducir la brecha con Kajetanowicz, pero hay muchos surcos. De todos modos, seguiré presionando, pues aquí puede pasar cualquier cosa”.

El chileno Emilio Fernández se ubica tercer en gran actuación, llevando con firmeza a su Fabia como para distanciarse con miras a la jornada final de quien lo sucede en los resultados, el local Yağiz Avci en un Citroën. Emilio comentó: “Hasta ahora, nuestro balance es más que positivo porque estar dentro del podio es sumamente importante. Fue otro día difícil por la dureza de tramos que nos cansaron mucho, a lo que se agrega el fuerte calor reinante. Confiamos en terminar así, que ya es bueno”.

El otro representante de nuestro país, Alberto Heller cayó de cuarto a quinto con el Ford Fiesta de M-Sport. El campeón Junior del año pasado, Jan Solans, venía con muy buen ritmo trepando colocaciones con otro producto del óvalo y se adjudicó tres especiales antes de una doble rotura de gomas que lo obligaron a retroceder a noveno.

En WRC 2, Pontus Tidemand atacó con su Škoda al Fiesta de Adrien Fourmaux y lo superó ni bien el francés fue víctima, como tantos, de los pinchazos, al punto de tener que parar a cambiar la rueda trasera izquierda. Pese a ello, Fourmaux ganó los restantes sectores cronometrados.

Eyvind Brynildesen tampoco se libró de las piedras filosas. Al piloto de Toksport los daños se le extendieron hasta que se le salió enteramente una rueda.

La última etapa (domingo) promete una intensa lucha a lo largo de dos recorridas por el que es el tramo más largo y complicado del evento, además del Power Stage en Marmaris que ofrece puntos extra a los cinco más veloces.