0

El piloto y también patriarca del equipo Rudel Racing hace un análisis de lo que va de campeonato a bordo de los nuevos Ford Fiesta turbo. Sus palabras también permiten conocer las particularidades del auto en contraste con la unidad aspirada que utilizaron hasta la pasada temporada.

Previo al inicio del campeonato, por allá por el mes de abril, se anunciaba con bombos y platillos el estreno de un nuevo auto a la competencia en la R2. A poco tiempo de haber sido lanzado, llegaban a Chile y al RallyMobil dos unidades del Ford Fiesta turbo y los encargados del debut eran el equipo Rudel, oriundos de la octava región de nuestro país.

De esta manera, dejaban atrás los Ford Fiesta con motor aspirado para aventurarse en un desafío totalmente desconocido. Las nuevas unidades de Rudel Racing montaban un motor 1.0 turbo, de tres cilindros, capaces de erogar 190 caballos de fuerza, lo que suponía una incógnita por los pocos antecedentes que se tenían de la unidad.

Ya en la primera fecha, Joaquín Ruiz de Loyzaga demostraba que el auto andaba bien. Si bien los llamados a figurar sufrían contratiempos lapidarios, el representante de la estructura sureña cumplía con una actuación soberbia y lograba quedarse con la fecha en la categoría R2. Un buen primer apronte, sobre todo si consideramos que los autos llegaron sólo días antes del debut en Chiloé.

Pero los buenos resultados no han sido esquivos para Joaquín, quien hoy figura firme en la tercera ubicación del ranking cuando restan solo tres fechas para el término del campeonato. Quisimos hablar con quien encabeza la estructura, Rodrigo Ruiz de Loyzaga, voz autorizada para contarnos las sensaciones de la temporada vigente y las prestaciones de este nuevo Ford Fiesta turbo que ha dado que hablar en buena parte de las fechas del campeonato.

A modo de balance, Rodrigo Ruiz de Loyzaga no esconde su satisfacción por los resultados del equipo, sobre todo por el trabajo que está llevando a cabo su hijo: “Para nuestro equipo ha sido un éxito porque partimos con autos nuevos. No teníamos claras las capacidades de los autos y ha quedado demostrado que están a la altura de la categoría. Joaquín, mi hijo, ha estado en la disputa de cada fecha y metiéndose en la pelea con buenos tiempos así que estamos muy contentos con todo lo que ha hecho el equipo”.

Hablando un poco más en profundidad de lo que entrega este nuevo Ford Fiesta turbo, Rodrigo Ruiz de Loyzaga nos comparte lo que ha podido percibir en términos de performance respecto a este auto: “Los cambios son notorios. El auto pesa 48 kilos menos respecto al que utilizábamos hasta la temporada pasada. También, el motor es más potente y produce 190 caballos de fuerza, pero sobre todo el tema de la suspensión, que es más moderna y que hace que auto copie mejor el camino y se mantenga estable en la ruta”.

De esta manera, el líder del equipo Rudel Racing muestra su total conformidad con el auto, manifestando además sus agradecimientos a su grupo de mecánicos encabezados por Luis Barrera, que en conjunto con el apoyo de Difor, permiten que los Fiesta turbo tengan un buen desempeño cada fecha.