Rodrigo Stark: “Estoy decepcionado. Espero me consideren para Rancagua”

Quien fuera navegante de Rauly Martínez ve cerca el Gran Premio de Rancagua, instancia en la que no podrá competir a causa de la deserción del argentino. Si bien declara que hubo una buena relación arriba del auto, Stark cree que el irregular desempeño de la dupla se debió a la falta de trabajo.

Preocupado es la palabra con la que Rodrigo Stark define su actualidad deportiva. La imposibilidad de competir, claramente, no es una buena noticia para el experimentado navegante nacional, que hoy espera el llamado para subirse y correr junto a un nuevo piloto, tras la deserción de Rauly Martínez.

Consultado por el análisis que hace de su particular situación, Stark declara: “Después de la ida de Rauly me quedé sin saber nada. La verdad es que a estas alturas del campeonato, están todos los equipos armados, entonces no niego que es muy difícil bajar un navegante para subir a otro”.

Entre las reflexiones del ‘Toto’ Stark, declara abiertamente que quiere seguir ligado al equipo Motorola: “Es un muy buen equipo y somos todos amigos. Yo tengo buen fiato con los mecánicos y espero que ojalá el auto se arriende para poder ser una alternativa”.

Pero esta situación es provocada por la salida anticipada de Rauly Martínez del campeonato, que al principio se subió al Renault Clio turbo, auto en el que no pudo cumplir con las expectativas que pesaban sobre él. Luego, con el cambio de auto, el argentino pretendía poder dar respuesta al favoritismo que suponía su llegada. Sin embargo, el paso al Citroën DS3 tampoco permitió un buen nivel, lo que finalmente habría detonado la salida del trasandino.

Respecto a la situación de la que fue testigo y principal afectado, el navegante comentó: “Con Rauly tuve una buena relación, pero claro, el tema deportivo fue un poco complicado para nosotros porque yo creo que él se quedó con la imagen de los pilotos chilenos de hace diez años atrás. Hoy el nivel acá es mucho más profesional, con pilotos jóvenes que andan muy bien, entonces yo creo que nos faltó tiempo para entrenar y hacer un primer campeonato en progresión”.

Continuando con el profundo análisis, Rodrigo Stark relata: “Nos faltó conocer mejor el auto, habernos afiatado más como dupla piloto y navegante, además de conocer las rutas que son muy diferentes a las argentinas, con muchos cambios de piso. Yo creo que a él le pasó la cuenta el cambio de la tracción integral a la tracción simple, porque son autos que no son fáciles de manejar”.

Finalizando con las reflexiones de la deserción de Rauly Martínez, Rodrigo Stark sentencia: “Yo creo que faltó tiempo y trabajo. Debimos haber planificado mejor los rallys para poder terminarlos y tener un proceso de aprendizaje respecto al auto para poder acostumbrarse”.

Respecto a las ganas de seguir compitiendo, el navegante está abierto a escuchar propuestas y así ser parte de la nómina de participantes del Gran Premio de Rancagua: “Estoy un poco decepcionado por lo ocurrido. Yo trato de hacer la pega súper bien y éste era un proyecto para todo el año que, en definitiva, no funcionó. Quedarse abajo cuando queda tan poco para el final de la temporada, para un navegante es muy complicado”.