0

El equipo de Difor conformado por Rodrigo y Joaquín Ruiz de Loyzaga ven con entusiasmo el regreso de Ignacio Ruiz de Loyzaga para la próxima temporada.

Al parecer esta sexta fecha del RallyMobil estará cargada de noticias que marcarán la pauta para el 2016, ya que los integrantes del Rudel Racing, Rodrigo y Joaquín Ruiz de Loyzaga, ven con muy buenos ojos el regreso de Ignacio Ruiz de Loyzaga a la categoría R2.

Así lo señalaron ambos pilotos en el Shakedown, realizado la jornada del viernes en el sector del Relave en la VI región, donde el patriarca señaló que está empujando con fuerza la idea de tener a ambos hijos en la nueva serie mundial.

“Nosotros como familia estamos dispuestos a que el ‘Yoyo’ se suba a un R2. Ese tema tiene que resolverlo él. Si acepta, compramos o traemos otro auto para este próximo año”, comentó.

Asimismo señaló que su hijo ha desempeñado labores estrictamente operativas. Cuestión que no lo ha alejado del todo de la competencia, señalando además que confía en que Ignacio se suba por primera vez a un auto R2.

“En lo personal me gustaría tener tres R2 en competencia, pero sé que la decisión final la tiene el ‘Yoyo’. Él nunca se ha subido a uno de estos autos, ni siquiera lo ha movido en el taller”, dijo Rodrigo Ruiz de Loyzaga.

Respecto al mismo tema, Joaquín Ruiz de Loyzaga, cuarto lugar hasta esta fecha en la serie, señaló que existen grandes opciones que su hermano llegue el 2016 a la categoría.

“Me gustaría mucho ver a mi hermano subirse y correr. La competencia con los Joker y el resto de los equipos ha estado increíble este año y la incorporación de un nuevo competidor para nuestro equipo nos entregaría mayores posibilidades de conseguir podios”, remató.