0

Durante este receso estival, Joaquín Ruiz de Loyzaga aprovechó para delinear sus planes deportivos de cara a 2020, año que marcará su retorno a los rallies nacionales.

A sus 24 años, el piloto de Concepción es una cara conocida en la categoría a pesar de haberse ausentado durante la última temporada. Joaquín se integrará a la clase R5 con un Škoda Fabia a los mandos de una unidad 0 km. que fue la última que se fabricó en la República Checa antes de producir el modelo Evo, opción que le ofrecieron, pero a costa de soportar una espera por demás prolongada que se hubiera extendido hasta octubre o noviembre de este año.

La felicidad por regresar a la competición se percibe en sus expresiones y en su tono de voz, con el que cuenta: “Estoy muy contento de volver al certamen COPEC RallyMobil. Tenía todo listo para hacerlo en 2019, pero súbitamente apareció un comprador del Citroën DS3 que tenía para ello en Rudel Racing y me pareció que era un buen momento para venderlo porque me había costado adatarme al estilo de manejo que requería. En cambio, una premisa que me he fijado para mi campaña con este Fabia es disfrutarlo, pasarlo bien en las carreras, sumar kilómetros de experiencia y, fundamentalmente, divertirme con Javiera Román, que será mi copiloto. Creo que junto a ella, a quien conocemos de toda la vida y con quien he participado una vez en 2015, más el resto de los miembros de la escuadra, a ese objetivo lo vamos a alcanzar con facilidad. Ser más pretencioso no sería coherente. Supongo que ésta será otra de mis temporadas de aprendizaje como cuando iba ascendiendo de visión. En lo deportivo, va a ser difícil cuando me llegue la hora de proponerme estar un poco más cerca de los cinco o seis primeros, que ya estuve viendo como espectador en algunas pruebas del año pasado que van realmente rápido. Yo diría que voy a necesitar de una segunda temporada sobre el Škoda para intentar meterme siquiera en la mitad de ese grupo a veces”.

En cuanto a los detalles de sus planes, reveló: “No está nada dicho en lo referido a la asistencia del auto. Yo soy vecino de Patricio Muñoz y en 2019 estuve a punto de hacer algo junto a su gente en la fecha que se canceló. Por un momento pensé en ser atendido por su estructura, pero tampoco descarto hacerlo por medio de Rudel Racing, que lleva más de diez años activa como escuadra. Con certeza, en COPEC RallyMobil haremos todas las fechas y quizás agregue alguna que otra de otro certamen a modo de entrenamiento. Javiera no ha retornado de su viaje a Inglaterra, pero hemos estado muy comunicados por WhatsApp barajando ideas. Ella viene con buen ritmo sobre los R5 por su paso junto a Martín Scuncio en el Hyundai i20”.

Ruiz de Loyzaga se inició en el deporte motor en los cuadriciclos y recientemente despuntó el vicio con un UTV, después de pasar por las clases R2 (fue tercero en su primer año y subcampeón en el siguiente) y R3 y es al día de hoy que recuerda con gracia su debut a los 19 años: “Como nuestro equipo es familiar, un buen día mi padre no podía subirse al coche muy sobre la hora y me dijeron que yo debía reemplazarlo aunque nunca antes hubiera largado un rally, en este caso en mi evento local. En mi memoria, me da la impresión de haber conducido como una anciana aquella vez, pero también la satisfacción de ir progresando y bajando los tiempos tramo a tramo”.