0

Con la disputa de un superespecial urbano en las afuera de Tartu, se largó el Rally de Estonia, sellando no solamente el debut de este país en el Campeonato del Mundo, sino también el retorno de la categoría a la actividad después de casi seis meses.

Por la mañana, se había llevado el Shakedown en un camino de 6,23 km. En su condición de local y de actual número 1 de la categoría, Ott Tänak se impuso por 1.4s segundos sobre sus escoltas más cercanos, además de ser uno de los dos que rompieron la marca de los tres minutos. Después de regresar al parque de asistencia de Raadi, el estonio volvió a salir y bajó su tiempo anterior en 1.6s con el Hyundai i20 WRC.

El intento final de Sébastien Ogier sobre el Toyota Yaris fue bueno y dejó al francés en segundo lugar. El líder del torneo superó por solo una décima a un inspirado Esapekka Lappi, defensor del mejor Ford Fiesta de M-Sport.

En WRC 2, el más rápido fue Mads Østberg (Citroën C3) por encima de Ole-Christian Veiby (Hyundai i20), en WRC 3 Jari Huttunen en la división donde Emilio Fernández quedó 13º entre 22 participantes y en la Junior se impuso allí el finés Sami Pajari.

Tras ello, los autos cumplieron con una largada de buena puesta escénica, transmitida mediáticamente, pero prácticamente sin público desde el parque de servicios, cuyo ingreso no se permite a los espectadores en virtud de la situación sanitaria.

Al caer la tarde, se corrió el primer tramo clasificatorio, un parcial corto empedrado y de asfalto de 1.28 km en las afueras de la ciudad, donde Lappi y Ogier empataron en 1m17.0s, postergando por apenas una décima a Tänak, cuatro a Craig Breen (Hyundai), seis a Eelfyn Evans (Toyota) y 1.2s al mejor de los coches R5, el de Østberg. Completaron los diez primeros Takamoto Katsuta (Toyota), empatado con Kalle Rovanperä y Pontus Tidemand y el segundo Fiesta WRC de Teemu Suninen.

Huttunen siguió siendo el más veloz, esta vez en 1m18.5s, superando por una décima al Volkswagen Polo GTI de Oliver Solberg y por cinco al Škoda Fabia de Eerik Pietarinen. Allí, Fernández y Rubén García marcaron el 16º tiempo, dos colocaciones por detrás del boliviano Marco Bulacia. Fabrizio Zaldívar, de Paraguay, empató el cuarto mejor registro en la división Junior con el rumano Raul Badiu.

El chileno del equipo Toksport-WRT se tomó este inicio con calma, sabiendo que la de mañana es una etapa con diez de las 17 pruebas especiales, repartidas en dos pasadas de cinco tramos con una sola asistencia entre medio, lo cual obligará a todos a plantear estrategias muy puntuales.

Mañana empieza todo muy temprano con el tramo más largo, Prangli (20,23 km). Le siguen Kanepi (16,89 km), Otepää (9,60 km) y Elva (11,72 km) antes de un reabastecimiento remoto que se antepone a la repetición de esos parciales.