0

Uno de nuestros entrevistas de +Motor Radio hoy fue el estadounidense Sean Johnston.

Radicado en Alemania, el piloto norteamericano dijo, entre otras cosas:

-“El Campeonato del Mundo Junior fue para mí una excelente plataforma para ganar mucha experiencia en rallies internacionales con la mejor relación costo/beneficio posible. También me gusta el hecho de que los autos sean idénticos para todos, que todos dispongamos de la misma cantidad de neumáticos y que al resto de la labor debamos hacerla nosotros”.

-“Para lo que resta de 2020, ya sabemos que correremos en Estonia, lo cual es una gran noticia. También estamos analizando la posibilidad de hacer la fecha por el Campeonato Europeo en Letonia. El Rally Liepaja nos serviría como entrenamiento para el regreso al campeonato mundial, pero para confirmarlo todavía debemos analizar que otro rally en agenda nos conviene hasta el fin de la temporada. Contamos con presupuesto para no más de cuatro o cinco eventos”.

-“Me encantaría hacer algún rally en Chile en algún momento. ¡Eso suena muy bien! Especialmente, espero poder correr la fecha mundial. Fue para mí una noticia genial cuando me enteré que este año la clase Junior debía hacerse allí y una pena que por diversas circunstancias no pudiera concretarse”.

-Nació eI 17 de noviembre de 1990 en la localidad de Mount Shasta, al norte de California, en un pueblo y una familia que no poseen antecedentes relacionados al deporte motor.

-Cuando tenía siete años, su hermano mayor lo llevó a ver una carrera de autos como las que seguía por televisión, en la que inmediatamente descubrió que ese ambiente lo atraparía para siempre. En otras, como las de los IndyCars, se sorprendía prendido del alambrado de la tribuna cuando Alessandro Zanardi ganaba y hacía “donas” frente al público con el Reynard-Honda.

-Johnston pertenece a una selecta gama de pilotos que recibieron apoyo de diferentes maneras para abrirse paso al automovilismo profesional surgiendo increíblemente de las carreras virtuales en PlayStation. Es más, él pertenece a unas de las primeras generaciones beneficiadas en concreto por esa vía.

-En 2011, participó en la Academia Norteamericana Nissan GT, que usaba la plataforma del juego Gran Turismo 5, y por destacarse allí, la marca japonesa le dio la posibilidad de subirse a un auto real en Europa, llegando segundo al poco tiempo en una labor descomunal.

-Volvió a Estados Unidos y se abocó de lleno a buscar el patrocinio que le permita seguir corriendo. Le llevó largos meses hasta que 2012 consiguió apoyo para sumarse a la prestigiosa categoría IMSA con un Porsche GT3 que compartiría con otros pilotos. Salieron campeones en su primera temporada y subieron a 14 podios de un total de 15 competencias con el equipo Wright Motorsports.

-Luego, se mudó al Viejo Mundo para intervenir en la Copa Porsche Carrera alemana desde 2013. Se tomo unos meses fuera de las carreras, algo traumado por el accidente mortal que, entrenando a otro joven volante en Australia, sufrió su compañero y amigo cercano, el inglés Sean Edwards (hijo del ocasional ex-piloto de Fórmula 1, Guy Edwards).

-Cuando regresó a Alemania casi dos años más tarde, fue circunstancialmente a ver el Rally de Alemania por el Campeonato del Mundo y quedó flechado con esta práctica. En su mente, él también se propuso ser parte de la categoría.

-De esa forma, decidió radicarse en un pueblo germano cerca de la frontera con Holanda, alquiló un Opel Adam R2 en 2018 y con ese coche hizo el torneo germano con sus siete eventos, dos fechas suecas, una checa y una holandesa a los efectos de sumar experiencia en un entorno nuevo, navegado por su compatriota Alex Kihurani, quien como navegante sí tenía experiencia en Estados Unidos. El segundo puesto en su clase en la penúltima de esas citas fue su mejor resultado.

-El año pasado, convencido de que quería sumar aún más experiencia, programó la temporada mundial Junior con un Ford Fiesta, siendo quinto en Suecia y Finlandia y subiendo a su primer podio internacional al ser tercero en Gales. Abandonó en Córcega y Cerdeña. Mezcló esas pruebas con un programa completo en el Campeonato Europeo en un 208 R2, terminando octavo en ERC 3 en Azores (Portugal), noveno en Islas Canarias (España), décimo en Letonia, octavo en Polonia, undécimo en Barum (República Checa) y octavo en Hungría.

-Como estadounidense en el rally moderno, Johnston es prácticamente una rareza, ya que el único que se animó a trascender fuera de su país recientemente había sido Ken Block. En el pasado, el rallista más famoso de su lugar era John Buffum, 11 veces campeón nacional y ganador de dos rallies por el torneo europeo con Audi Quattro de Grupo B, el Sachs Rally en Alemania en 1982 y el de Chipre en 1984, corriendo en pocas fechas mundiales, de las que se llevó un cuarto puesto en Estados Unidos 1974, el mismo en Canadá 1977, un sexto en el RAC británico de 1983 y un quinto en el Acrópolis griego de 1984 (al presente, el único vencedor absoluto de un rally mundial nacido en el continente americano fue Jorge Recalde en 1988).