0

El piloto de Axalta y Mamut -que marcha tercero en la R3 Lite- analizó su trabajada victoria en Rancagua y se refirió a la posibilidad de amagar a Gambetta en la penúltima fecha. “Es algo que hemos conversado en el equipo”, advierte.

Uno de los grandes vencedores en el Gran Premio de Rancagua, fue el joven piloto Sebastián Silva. El volante nacional se llevó la victoria en la R3 Lite a bordo de su Renault Clio aspirado, con lo que quedó a solo 17 unidades del líder de la subserie a falta de dos fechas para el término de la temporada. De todas formas, el navegado por Matías Leiva contó que la carrera no se le dio fácil y que su objetivo sigue siendo ir siempre al límite en la subserie.

Luis_Barraphoto-5052

“Rancagua fue una fecha en la que nos pasó verdaderamente de todo. En el primer tramo del sábado pinchamos, entonces tuvimos que hacer 10 kilómetros en llanta. En la PE02 anduvimos sin inconvenientes, pero, en la tercera de la mañana otra vez debimos correr cinco kilómetros con un neumático pinchado”, explica el piloto del Renault que lleva el demonio de Tasmania en el frontal de su auto.

De todas formas, Silva subrayó la victoria pues es un bálsamo en un año en que ha debido lidiar con la irregularidad. En Frutillar sufrió la rotura de unos pernos de su Renault, mientras que en Vicuña cometió un error en el que debió trabajar para recuperar la confianza. “Hicimos mucha más hoja y estuvimos andando en el simulador para llegar bien a Rancagua”, indica el piloto del auto número 33.

Otra de las cosas que destacó el auspiciado por Axalta, Aserraderos Salto del Laja y Mamut, es que el domingo se transformó en el Renault más rápido de la grilla, un objetivo que busca en cada carrera. Finalmente, y consultado por las opciones aún intactas de ser campeón, Silva comentó que es algo que ha hablado con su equipo, pero que no se desvía de su foco de nunca bajar el ritmo a bordo de su Clio aspirado.