0

Un extraordinario final se vivió en el Rally de España, penúltima fecha del World Rally Championship. Después de ganar consecutivamente entre 2005 y 2012, Sébastien Loeb logró su novena victoria en ese país, además, es el segundo triunfo consecutivo de Citroën en la prueba catalana tras el que obtuvo Meeke hace un año.

La lucha por el título mundial de pilotos seguirá centrada a partir de ahora entre Sébastien Ogier y Thierry Neuville, que en el último tramo cedió el tercer puesto que ocupaba al desllantar una rueda trasera de su Hyundai i20 Coupe. Por dicha causa, el tercer lugar del podio recayó en Elfyn Evans, por tan solo cinco décimas de segundo respecto al belga.

El día arrancó con una primera pasada por Riudecanyes (16,35 kms) y Santa Marina (14,50 kms), tramos en el que Sébastien Loeb logró el mejor tiempo en ambos, esto lo situó como líder de la carrera aventajando a Jari-Matti Latvala, en 7,1 segundos, y a Sébastien Ogier en 10,8.

En Santa Marina, que además era el Power Stage, Loeb y Ogier animaron el duelo final, donde Ott Tänak fue el más rápido y sumó los 5 puntos suplementarios. Sébastien Ogier fue segundo y Sébastien Loeb tercero, lo que confirmaba al de Citroën como brillante vencedor, por novena vez en el rally catalán, un hecho histórico que nadie ha conseguido durante las 54 ediciones celebradas.

El título mundial de pilotos, y también el de marcas, se decidirán en el Rally de Australia, decimotercera y última prueba del Campeonato del Mundo FIA de Rallies, que se disputará del 15 al 18 de noviembre. Thierry Neuville y Sébastien Ogier serán los que opten al primer puesto, mientras que Hyundai y Toyota optarán al de marcas.