0

El joven piloto que debutó en el MotorShow, se plantea trabajar duro en el verano para regresar con más confianza en la próxima temporada. Tal como en la Cuesta Chacabuco, el viñamarino irá a bordo del Renault Clio IV del Team Rosselot.

La última fecha del RallyMobil tuvo entre los protagonistas a Tadeo Rosselot. El volante de 22 años, quien hacía sus primeras armas en el campeonato en compañía del navegante Andrés Covarrubias, habló este viernes con el sitio oficial y adelantó que lo de la Cuesta Chacabuco fue solo el comienzo, pues el 2018 volverá con más ritmo para estar en la disputa de la R3 Lite.

Luis_Barraphoto-2418

“Creo que estuvimos bien en el MotorShow. En cada pasada fuimos superando nuestros tiempos y eso es positivo. En lo personal, me gustó mucho porque fue un desafío. Pude probarme a mí mismo en un trazado que se ensuciaba con facilidad y el auto tiraba la cola hacia afuera producto de lo mismo. Ahora, en enero y febrero vamos a ir entrenar harto a Casablanca, en el sector Orrego, y también estoy pensando en ir a Laguna Carén, que es un espacio más grande. Quiero empezar a poner el auto de costado para sentirme cada vez más cómodo”, sostuvo el menor del clan Rosselot.

Tadeo comentó que su familia lo ha apoyado en esta aventura y, en ello, han sido importantes los consejos de sus hermanos mayores. “Estuve en la oficina de Luis Ignacio y vimos varios videos incar. Él me corrigió aspectos de la hoja que en su momento me hacían dudar. Emilio, lo mismo. Me subraya los puntos en los que aún cometo errores”, agregó el piloto que corrió con el “42”.

Luis_Barraphoto-3530

Así, Tadeo Rosselot pretende seguir la senda de sus hermanos para transformarse en protagonista del RallyMobil. Por lo pronto, el navegado por Andrés Covarrubias tendrá que aprovechar los dos meses de intertemporada para ponerse el Renault lo más pronto posible. Las ganas, asegura el propio piloto, están.