0

No hay espacio para dudas cuando pensamos en elegir al equipo de la fecha, ya que una de las estructuras más tradicionales del Campeonato RallyMobil como es el Team Rosselot, mostró sus mejores cartas en la quinta cita del calendario 2018. Luis Ignacio se subió por primera vez al podio en su Mitsubishi Mirage, Emilio se quedó con la categoría R3 y de pasada quedó como líder de la serie, sumado a esto, el equipo técnico logró recuperar el auto de Tadeo para poder reenganchar el domingo.

Los Rosselot han mostrado un gran trabajo tanto en la ruta como en los procesos de entrenamiento y preparación. Da gusto cuando un equipo muestra seriedad y enfoque, lo que sin duda ha entregado los resultados que ellos mismos proyectaban.

El desarrollo del Mitsubishi Mirage junto al ingeniero sueco Tomas Weng y el entrenamiento con el destacado piloto finlandés Jari Ketomaa, son reflejo de un trabajo sólido en la actual temporada. Tanto esfuerzo dio resultados: Un impecable segundo lugar en el GP de Curicó.

A tres fechas de finalizar el calendario 2018, Emilio Rosselot es el líder de la categoría R3 y es serio candidato a quedarse con el título de la temporada gracias a sus sólidas performances. En Curicó demostró que está para grandes cosas junto a su navegante Tomás Cañete, con quien ha logrado construir una dupla potente y con mucho futuro. El primer lugar fue para aplaudirlos de pie, ya que lograron una gran ventaja por sobre los rivales más cercanos, incluso superando en tiempo a varios R5 en algunos tramos de la carrera.

Para Tadeo, el menor de los Rosselot, el panorama también ha sido positivo. A su corta edad es el líder de la sub-categoría R3 y tiene referentes de sobra en una familia que ha dedicado su vida a los motores. En Curicó se vio obligado a abandonar en la primera etapa, sin embargo, el domingo pudo reenganchar gracias al gran trabajo de los mecánicos pertenecientes a su estructura.

¡Felicitaciones Team Rosselot!