0

La categoría R3 tuvo un líder indiscutido en el Gran Premio de Curicó y ese fue Emilio Rosselot, quien junto a su navegante Tomás Cañete, lograron conquistar las tierras de la Región del Maule con una velocidad impresionante y una excelente lectura de ruta.

Tomás Cañete es el navegante destacado de la quinta fecha del Campeonato RallyMobil gracias a su sólido trabajo a la derecha de su piloto, ya que supo mantener a Emilio en un ritmo constante y competitivo desde los primeros tramos en los que le pelearon el primer puesto a Samuel Israel. 10,5 segundos de diferencia en el primer tramo (14,39 kms) con respecto al piloto del Monster Procircuit Rally Team,  para luego correr el segundo tramo de 15,41 kms acortando diferencias (5,4 segundos).

Luego vendría la primera Prueba Especial de larga distancia de la carrera, Santo Domingo – Astilleros (25,66 kms), tramo que Cañete proyectó como uno de los fundamentales de la jornada, para luego cuidarse en el Cerro Condell, y así volver a fondo en los restantes tramos de la etapa y quedarse con el día, sacando una diferencia de 2 minutos con 4 segundos a Ramón Ibarra.

El domingo el rival sería Vicente Israel, quien dio la pelea para sumar la mayor cantidad de puntos posibles, sin embargo, Rosselot y Cañete sabían que no sería necesario arriesgar demás. Incluso, permitiendo que la dupla Israel-Ramos se quedara con el Power Stage.

El trabajo en equipo fue fundamental y como ya lo hemos comentado con anterioridad, el fiato de la dupla del auto 29 es evidente. En Curicó fue clave el trabajo de Cañete para llevar siempre a Rosselot dentro de la ruta y dirigirlo al primer lugar sin incidentes. Fue una fecha redonda para esta dupla, que superó a sus rivales con un tiempo de 1 hora, 55 minutos y 6 segundos.

¡Felicitaciones Cañete!