0

Ott Tänak y Martrin Järveoja se consagraron frente a su público en la primera edición mundial del Rally de Estonia, cuarta fecha del Campeonato del Mundo de la especialidad. El actual campeón consiguió su primera victoria con la marca coreana, que en los caminos cercanos a Tartu obtuvo un remarcable 1-2 de la mano de Craig Breen, piloto del equipo con un programa reducido de competencias.

La diferencia entre ambos fue de 22.2s. El local prevaleció sobre el irlandés al aumentar hoy la ventaja, aún sin ganar tramos en esta segunda etapa y habiendo sido el más rápido en solo tres de las 17 pruebas especiales. Administró muy bien las diferencias, aunque se llevó un pequeño susto en el penúltimo compromiso del día al golpear con la parte trasera de su i20 WRC un banco de tierra que solo le produjo daños estéticos menores. Su tiempo total fue de 1h59m53.6s.

Breen fue sin dudas una de las figuras destacadas del evento, igualando el mejor resultado de su carrera con e que había obtenido en Suecia hace dos años cuando era miembro de la escuadra oficial Citroën. Su gran labor fue clave para que Hyundai Motorsport se haya acercado a cinco puntos de Toyota en el certamen de Constructores.

Sébastien Ogier completó el podio con el mejor Toyota Yaris. Llegó a 26.9s, atacando a su predecesor, de quien terminó a 4.7s. El francés se mantiene como líder entre los pilotos, delante de su compañero Elfyn Evans. Nada más 13 puntos separan a ellos dos del nuevo tercero, Ott Tänak.

El galés y Kalle Rovanperä fueron cuarto y quinto con los demás Yaris sobrevivientes. Ambos perdieron tiempo por problemas con los neumáticos. Ayer, cuando el finés fue u fugaz líder general, se convirtió en el volante más joven de la historia en alcanzar ese privilegio a los 19 años.

Fue una pena el vuelco de Takamoto Katsuta y Daniel Barritt con la máquina restante de la formación dirigida por Tommi Mäkinen. Para el japonés, de pocas salidas con un World Rally Car, el quinto lugar que ocupaba hubiera sido su mejor puesto absoluto. El incidente no le resta méritos por su sobresaliente desempeño en una fecha de promedio en extremo alto, pero sí permitió que los Ford de Teemu Suninen y Esapekka Lappi ascendieran a sexto y séptimo, intercambiando colocaciones después de un trompo de éste último.

Con el tercer Fiesta de M-Sport, Gus Greensmith fue octavo una vez que el debutante en la clase mayor, Pierre-Louis Loubet, se retirara con la dirección de su Hyundai rota tras chocar un tronco. Quien verdaderamente se fue de aquí con las manos vacías fue Thierry Neuville, con su auto apartado de la ruta en el último sector cronometrado por inconvenientes eléctricos.

En la división WRC 3, Emilio Fernández cerró un fin de semana complicado en el que -junto a su navegante argentino Rubén García- no gozó de la suerte necesaria como para compensar el esfuerzo hecho hace varios días cuando, en medo de la situación global, se trasladó primero a Alemania y luego a Estonia. Ayer, al Škoda Fabia R5 del chileno se le rompió una manguera de radiador, mientras que durante jornada fue el motor el que le impidió mantenerse en carrera, de nuevo desde temprano. Oliver Solberg (Volkswagen Polo GTI) se impuso y fue noveno general, superando al C3 del primero en WRC 2, Mads Østberg. El noruego fue el más rápido en todos estos parciales y dejó atrás al Ford de Adrien Fourmaux y al Fabia de Pontus Tidemans, beneficiados por el pinchazo de Nikolay Gryazin.

Las otras tripulaciones sudamericanas redondearon buenos trabajos. El boliviano Marco Bulacia (con Marcelo Der Ohanessian desde ahora) trepó de quinto a cuarto en WRC 3 con su Citroën, a espaldas de Solberg, Jari Huttunen (Hyundai) y el local Egon Kaur (Volkswagen). El paraguayo Fabrizio Zaldívar concluyó sexto en la serie Junior. Era cuarto como en la primera etapa cuando se quedó sin frenos cerca del final. No obstante, se las ingenió para aparecer sexto en una la serie Junior, dominada por el letón Märtiņš Sesks, que pasó al frente luego de la PE12 cuando el estonio Robert Virves sufrió uno de los tantos inconvenientes con las gomas rotas que caracterizaron a este rally. Virves retrocedió a tercero, a la vez que Sami Pajari fue escolta de Sesks.

Todos los autos lucieron una calcomanía en homenaje al legendario periodista británico Martin Holmes, recientemente fallecido. Otros abandonos importantes fueron los de Georg Gross (Ford Fiesta WRC, accidente PE2), Tom Kristensson (Ford Fiesta Junior, cigüeñal PE2), Fabio Andolfi (Ford Fiesta Junior, motor PE4), Raul Jeets (Škoda Fabia R5, vuelco PE13), Ken Torn (Ford Fiesta Junior, avería mecánica PE14), Ole-Christian Veiby (Hyundai i20 WRC 2, vuelco PE16), Gustav Kruuda (Volkswagen Polo GTI WRC 3, vuelco PE16) y Kajetan Kajeatanowicz (Škoda Fabia WRC 3, vuelco PE17).

Fernández se enfoca ahora en el Rally de Turquía, que se realizará entre el 18 y el 20 del corriente mes, donde también figura como anotado en la misma categoría Alberto Heller con un Ford Fiesta.