0

Eduardo Valdés -quien formó dupla con Gustavo Beccaría en la extinta serie N4- quiere desempolvar el casco para ponerse a los mandos de un Peugeot 208. “Estuve en el MotorShow y quedé sorprendido del nivel que ha adquirido la competencia”, sostuvo.

Ya no es novedad que aquellos pilotos que se alejaron del RallyMobil, tarde o temprano busquen regresar a los caminos del campeonato motor más importante del país. En esta ocasión, es Eduardo Valdés quien reconoció que se encuentra trabajando fuertemente en la búsqueda de auspicios para volver a correr en la temporada 2018. El piloto que corrió su última carrera en 2013 a bordo de un Mitsubishi Evo X dice que su reestreno sería un sueño.

7MA FECHA CASABLANCA

“Mi idea nació en la Cuesta Chacabuco. Estuve en el VIP del MotorShow porque quise ir a ver la carrera. El trabajo que se está haciendo es súper profesional y percibí una energía especial por el hecho también de que se viene la fecha del WRC. A los pocos días comencé a ver opciones y ahora estoy levantando el tema de los auspicios”, explicó el volante que tiene en su curriculum incursiones en España e Inglaterra.

Valdés se mostró muy confiado de concretar su ansiado retorno e, incluso, adelantó que su intención es correr un Peugeot 208. “Con Gustavo (Beccaría) estamos muy entusiasmados. Para nosotros sería un sueño y creo que lo vamos a conseguir. Estos años me he mantenido ligado al tema motorsport, entonces podría decir que sigo estando vigente, deportivamente hablando”, cuenta. Además, Eduardo Valdés, quien hoy es dueño de la empresa de seguridad Locktech, pretende utilizar su retorno a la actividad como una plataforma para expandir su emprendimiento a otros puntos del país.

7MA FECHA CASABLANCA

Así, la R2 -nueva serie de entrada al campeonato- comienza poco a poco a definir a sus nuevos integrantes. Valdés y Beccaría serán de esos binomios fuertes y protagonistas de la categoría. Experiencia no les falta.