0

La nueva integrante del equipo Citroën ProCircuit Rally Team seguirá los pasos de sus familiares que han tenido una exitosa participación en el motorsport nacional y que la joven piloto quiere proseguir junto a su navegante, la española Marta Anglada. La dupla femenina debuta este fin de semana en el gran Premio de Los Ángeles, primera fecha del Campeonato RallyMobil.

Su vinculación con el deporte motor se remonta a sus abuelos maternos con Francisco Cortés, gran campeón del automovilismo de fines de los sesenta y de su abuela Teresa Solari. Esa pasión continuó con su padre Claudio Israel, múltiple campeón del rally con destacadas actuaciones internacionales y su madre Francisca Cortés, reluciente figura en la Fórmula Cuatro y Fórmula Tres nacional durante los 90′ y sus hermanos: Jeremías, los mellizos Benjamín y Vicente, y su primo Samuel.

Un árbol genealógico lleno de figuras exitosas en el automovilismo deportivo chileno provoca que se encuentre muy nerviosa y ansiosa. No quiere desentonar, por eso se viene preparando desde que decidió integrarse a las competencias, luego de acompañar por bastante tiempo a sus hermanos. La joven debutante ha realizado un trabajo de preparación muy acucioso, siguiendo todos los pasos para ascender los escalones que precisa para concretar sus proyectos, por lo cual en estos meses ha efectuado una labor de muy “matea” como señala muy sonriente su navegante la española Marta Anglada, quien la acompañará durante la presente temporada.

Su decisión provocó el inmediato apoyo de su abuela, su mamá y con trabajo, profesionalismo y dedicación se ganó el apoyo de su padre Claudio, quien estaba reticente, pero ahora se muestra entusiasmado. Fernanda sabe que siempre le exigirá, por eso ella quiere responder a esa confianza y responsabilidad, planificando muy bien su preparación como sus futuras participaciones en la presente temporada.

Fernanda y Marta han entrenado durante la pretemporada en un Renault Clio R3, auto de difícil conducción, lo que le servirá de mucha experiencia por la exigencia que provoca llevarlo en la ruta. De esta manera, cuando se suba a su auto Peugeot 208 R2 habrá acumulado importante conocimiento que le servirá para aplicar durante esta temporada.

Sobre sus propósito indicó que será un año de aprendizaje, de tratar de no cometer errores y terminar todas las carreras para sumar la mayor cantidad de kilómetros en competencia. Esto le permitirá ir mejorando su nivel conductivo y lograr un gran entendimiento con su navegante para ir paulatinamente mejorando su accionar y conducción para aspirar a destacadas actuaciones.

Fernanda quiere agradecer el apoyo de su familia, de sus hermanos que le han entregando muchos consejos y especialmente la confianza de su padre que se ha portado muy bien como ella.

¡No vemos en la ruta!