0

La comisión organizadora del RallyMobil escogió al integrante del equipo Conveyor Belt como el mejor del año luego de una exigente temporada en el campeonato 2015.

La categoría mundial R3 fue una de las series más emocionantes que el RallyMobil ha vivido en sus 16 años de historia. Para cualquiera de sus participantes era difícil destacar, puesto que la clase mundialista estaba plagada de pilotos experimentados que luchaban fecha a fecha por quedarse con el liderato. Nombres como Jorge Martínez, Tomás Etcheverry, Ingo Hofmann y Vicente García Huidobro estuvieron siempre acelerando para sumar más que el resto y liderar el ranking de la R3.

Sin embargo, Cristóbal Vidaurre puso al servicio del campeonato todo su oficio y experiencia para, desde un inicio, anunciarse como serio candidato del título. Siempre al acecho, Vidaurre supo mostrar regularidad a bordo de su Renault Clio R3 aspirado que en los números y expectativas podía estar un escalón más abajo que modelos como el DS3 R3 o el mismo Clio turbo.

Luego de las fechas en Santa Cruz y Osorno, donde Vidaurre obtuvo el segundo lugar, el piloto Conveyor Belt se convirtió en el más rápido en el Gran Premio de Concepción, momento en que se posicionó como el rival a vencer para el equipo Entel y el equipo Joker.

En La Serena las cosas no serían fáciles. Tomás Etcheverry quiso demostrar que también tenía algo que decir, reteniendo los 29 puntos de este Gran Premio. Vidaurre no pudo reafirmar lo que venía haciendo y consiguió un cuarto lugar que lo bajaba de la cima del campeonato. Las cifras estaban con Etcheverry que acumulaba 68 puntos, mientras que el piloto de Conveyor Belt llegaba a las 64 unidades.

Un terreno más favorable fue el de la novena región. Si bien no consiguió ganar la fecha, en Pucón volvió la regularidad y esa mezcla de técnica y aceleración en su justa medida, que le permitieron quedarse con el tercer lugar de la fecha y recuperar la punta del campeonato, quedando apenas tres puntos sobre Tomás Etcheverry.

Pero donde encontró su mejor rendimiento fue en la sexta región. Cristóbal Vidaurre salió a acelerar y su Renault Clío aspirado respondió en un terreno que apuntó más a lo técnico. Como consecuencia de esto, el Gran Premio de Rancagua fue para el binomio Vidaurre-García quienes obtuvieron 28 puntos, acumulando 105 unidades en la clasificación anual.

En Talca, el piloto de Conveyor Belt no tuvo tarea fácil ya que debió lidiar con la presión de Ingo Hofmann, que le pisaba los talones. La región del maule fue escenario complicado para todos los pilotos, quienes recorrieron un terreno muy desgastante para los autos y sus tripulaciones, generando una alta cantidad de abandonos.

El auto número 27 de la dupla Vidaurre-García fue a buscar el título usando la cabeza. Arriesgando sólo lo necesario, acelerando lo justo para no perder lugares y teniendo como máxima evitar un abandono, el Renault Clio aspirado de Conveyor Belt llegó al Parque de Asistencia entero, y obteniendo un tercer lugar que los proclamaba como ganadores del campeonato 2015 en la R3, a falta de disputarse los 8 puntos del Motorshow.

La historia de Vidaurre guiando el auto 27 es el argumento más sólido para hacerlo acreedor del título de la R3 y del reconocimiento como Mejor Piloto de 2015. Rasgos como la regularidad, perseverancia y la inteligencia para saber cuándo arriesgar y cuándo cuidarse lo elevan como uno de los pilotos más destacados de la historia de RallyMobil en estos 16 años.