0

Luego de una competencia reñida, exigente y por momentos impredecible, el piloto Conveyor Belt se adjudicó el campeonato de la categoría R3 del RallyMobil 2015.

Una jornada inolvidable se vivió en la definición de la categoría R3. Cristóbal Vidaurre llegó a la Región del Maule con una ventaja de 14,5 puntos sobre Ingo Hoffman, diferencia que mantenía desde la disputa del Gran Premio de Rancagua.

El ex endurista salió a competir presionado por tener un desempeño impecable en una superficie muy difícil y que tuvo como denominador común el riesgo latente de abandono. Detrás de él no sólo aparecía Ingo Hoffman. Era todo el equipo Entel Sony Xperia by DS, con sus pilotos Vicente García Huidobro y Tomás Etcheverry, los que hacían más interesante la lucha de Vidaurre, quien terminó demostrando que sabía lo que tenía que hacer.

Pero a la lucha de Cristóbal por el título, se agregó una nueva variable. El piloto de 42 años no contaba con el destape de Jorge Martínez, cuarto en la clasificación anual antes de disputarse Talca. El integrante del Team Joker realizó una carrera perfecta que lo coronó como líder de la fecha, marcando un registro de 2 horas, 1 minuto y 48,9 segundos.

Así las cosas, el representante de Conveyor Belt-KS Tools planteó una carrera inteligente y bien trabajada, que a la postre le permitió quedarse con la segunda plaza del Gran Premio de Talca. Con un tiempo de 2 horas, 3 minutos y 3,3 segundos, Vidaurre accedió al lugar número dos de la séptima fecha y consiguió así quedarse con el título de la categoría R3, año 2015.

Con este resultado, Cristóbal Vidaurre agrega un hito más a su palmarés personal. Con sus títulos previos en la categoría N3 (2009 y 2010), la corona obtenida en la N4 (2011) y el reciente campeonato 2015 en la R3, el piloto del Renault Clío aspirado se posiciona como uno de los participantes más importantes en los 15 años de historia del RallyMobil.

En declaraciones posteriores a la llegada al parque de asistencias, un VIdaurre visiblemente conmovido hizo un recorrido por los años en que los títulos le fueron esquivos: “Vivimos años bastante complicados, con presupuestos muy acotados, con un manejo que nunca salió como nosotros queríamos. Finalmente nos reencontramos un poco con el ritmo”.

Su análisis no se detuvo ahí y destacó una de las variables que le permitieron realizar una temporada sólida y regular que lo llevarían a la obtención del campeonato R3 año 2015. “Ahora tenemos más auspiciadores que nos ayudaron a enfrentar un año sin problemas de recursos; fue un año redondo y en el que salió todo muy bien”, enfatizó.

Además, el experimentado piloto mostró satisfacción al conseguir el campeonato de la categoría más competitiva del RallyMobil: “Habían siempre muchos pilotos que estaban optando a quedarse con la carrera. Hoy el nivel de la R3 es increíble”.

Respecto al futuro luego de este título, Vidaurre sólo quiere disfrutar de su logro y el escenario escogido para celebrar será el MotorShow de Santiago, el próximo mes de diciembre en el Cerro San Cristóbal.