0

Al conseguir su tercer triunfo en cinco fechas disputadas hasta ahora por el Campeonato del Mundo de Rally, Sébastien Ogier amplió su ventaja como líder luego de la carrera que terminó hoy en Cerdeña.

El siete veces monarca de la categoría encabezó el doblete de Toyota Gazoo Racing en la isla italiana al ser secundado por Elfyn Evans, que llegó a 46 segundos del francés en el cuatro triunfo anual de la marca japonesa.

Durante más del 60% de la carrera, una victoria no era de lo más esperado, teniendo en cuenta el dominio ejercido hasta allí por Ott Tänak en su Hyundai i20 y también por el hecho de que le tocó abrir la ruta con un piso más sucio todo el fin de semana. Sin embargo, el campeón fue incrementando su ritmo y presionando a sus rivales hasta que el estonio golpeó ayer una piedra grande que rompió su auto de manera irreparable.

Desde entonces, en especial en la última tercera etapa de esta mañana, el piloto del Yaris World Rally Car número 1 se dedicó a ser prolijo y alcanzar su 521 éxito absoluto en la categoría. Su único susto fue en un vado, donde le falló el motor casi 20 segundos antes de volver a la normalidad.

Una mejoría progresiva en la configuración de su auto le permitió a Evans seguir a tiro de su compañero en el certamen y contribuir a que Toyota se haya escapado ahora a 49 puntos con respecto a Hyundai.

A 1m05.2s llegó tercero Thierry Neuville, sobreviviente del equipo oficial de la marca coreana que ayer sufriera los retiros de Tänak y Daniel Sordo cuando marchaban en punta. El belga fue afinando cada vez más la puesta a punto de su coche, pero sin ser una amenaza para sus contrincantes.

Repitiendo su mejor labor en la especialidad, Takamoto Katsuto y Daniel Barritt fueron cuartos con otro Yaris, haciendo que la escuadra dirigida por Jari-Matti Latvala en realidad se lleve de la prueba sarda un muy eficiente 1-2-4.

Las dificultades del camino se hicieron sentir en varios abandonos dentro de la clase mayor, al extremo de que el quinto general fue Jari Huttunen, ganador en WRC2 con un Hyundai i2 que antecedió a cuatro Citroën C3, los de Mads Østberg, Yohan Rossel, José María López y Jan Solans, y al Škoda Fabia de Marco Bulacia y Marcelo Der Ohannesian, décimo al final en Olbia y mejor binomio sudamericano.

Huttunen mantuvo la calma de saber que su diferencia con un Østberg retrasado en la jornada intermedia era de tan solo 2.7s. El noruego lo acosó desde el primer tramo de hoy, en el cual se impuso, para luego volver a perder tiempo cuando pinchó la rueda delantera derecha. Atacó otra vez para no rendirse y descontó un tiempo sustancial, pero un conducto de freno roto en su C3 a poco de la meta lo complicó y lo tuvo en definitiva como escolta del finés por 7.5s. El representante de Tagai Racing Technology fue piloto veloz y mecánico, haciendo todo lo posible para descontarle punto al todavía líder, Andreas Mikkelsen.

Bulacia completó el podio de esa clase con un Fabia Rally2 atendido por Toksport a pesar de haber sido protagonista de un leve vuelco en el parcial entre Aglientu y Santa Teresa, donde sorprendentemente perdió nada más que 4.9s, sin que el Ford Fiesta de Martin Prokop (en su 16ª salida en este evento) lo pudiera pasar.

Adrien Fourmaux quedó sexto detrás de Enrico Brazzoli y en Kenia volverá a los mandos de un World Rally Car.

Rossel se distanció un poco más del resto en la división WRC3 al llevar al triunfo a su C3, como en Montecarlo. El francés se consolido marcando buenos tiempos y controlando a sus oponentes una vez que se liberó de la lucha con Kajetan Kajetanowicz, sacándole 34s a José María López.

En un Fabia, López reguló su ritmo sin dejar que lo supere su coterráneo Jan Solans mientras el Citroën se iba reponiendo de una goma pinchada. Los dos españoles subieron por primera vez al podio mundial en esta clase.

Chris Ingram era cuarto cuando se retiró por una pérdida de agua en su Škoda. Al británico lo seguía cada vez más de cerca Alberto Heller, cuyo C3 acabó dado vuelta en la PE17 (de 20) al caer fuera de lugar en un salto veloz tras el cual el chileno no llegó a frenar a tiempo en la curva cerrada que venía a continuación.

A partir de esa circunstancia, ascendieron dos máquinas de Toksport, las del paraguayo Fabrizio Zaldivar junto a Carlos Del Barrio, cuartos (undécimos en los cómputos generales), y de Emilio Fernández con Rubén García, quintos, respectivamente a 4m46.4s y 6m35.7s.

Egon Kaur se impuso en el Power Stage con un Volkswagen Polo.

El regreso a África después de casi dos décadas se producirá en Kenia para la próxima fecha, el Rally Safari, del 24 al 27 del corriente mes.

Video: Fue doblete de Toyota Gazoo Racing en Cerdeña.