El equipo Joker se adjudicó su segundo triunfo consecutivo en lo que va del año en el campeonato Copec RallyMobil, esta vez de la mano de Alberto Heller y Luis Allende a bordo de uno de sus Citroën.

Hasta media mañana de ayer, Martín Scuncio y José Luis Díaz seguían dominando la clasificación general con buen margen sobre un Škoda Fabia, pero ese liderazgo por encima de los 20 segundos de diferencia sobre su perseguidor más inmediato llegó a su fin cuando en el segundo parcial de la jornada el piloto de Point Cola Racing salió demasiado rápido de una contracurva que lo sacó hacia afuera antes de golpear unos troncos que hundieron la rueda trasera izquierda y arrancaron el amortiguador de ese lado. Cuando Martín llegó a la asistencia tratando de reparar, los mecánicos descubrieron que -además- se había roto el diferencial, lo que causó un abandono tan inmediato como inmerecido.

La jornada empezó con la cancelación de los dos primeros tramos por niebla (PE8 y 9), modificación que redujo a la lucha por la punta a menos sectores clasificatorios y menos kilómetros por definir.

 

Cuando el menor de los Heller quedó adelante, su planteo fue inteligente. Midió la ventaja con respecto a su hermano y solo se asustó un par de tramos antes del final cuando se le desinfló la rueda trasera izquierda. Por su lado, Pedro se concentraba en mantener un segundo lugar más que satisfactorio. El ganador empleó un tiempo total de 1h11m31.7s (a casi 100 km/h de promedio) y le sacó a su escolta 31.1s.

En tanto, la carrera ofrecía una puja muy interesante por el tercer escalón del podio. Sin la dirección pesada del sábado por haber cambiado la cremallera de su Fabia (cedida por Joaquín Ruiz de Loyzaga de Rudel), Emilio Fernández y Juan Manuel Sahueza se lanzaron al ataque del C3 de Emilio Rosselot y Tomás Cañete. Menos la PE10, el representante de Susaron se adjudicó el resto de los parciales, apropiándose claramente una etapa y un Power Stage que le hicieron sumar puntos en extremo valiosos.

 

Pese a todo, Rosselot mantuvo el control en esa batalla y aguantó los embates para concluir nada más que 2.5s adelante y asegurarse de esa forma el hecho de ser tercero por segunda vez en tres competencias que lleva sobre el auto de la marca francesa. El viñamarino llegó a 40.5s de Heller.

Con Fernández cuarto, la quinta plaza le correspondió a Jorge Martínez y Alberto Álvarez (Škoda Fabia CBTech), que continuaron reponiéndose de la recaída de la primera etapa por un pinchazo.

 

Repitiendo sus eficaces demostraciones de los últimos tiempos, Germán Lyon y Sebastián Vera llevaron a la séptima colocación a su Citroën. Desde que maneja un Škoda de esta categoría, Eduardo Kovacs fue séptimo y se quedó con su mejor resultado absoluto, desde ahora navegado por el argentino Fernando Mussano.

Gerardo Rosselot y Marcelo Brizio fueron octavos con un Mitsubishi Mirage algo inestable en su tren trasero. Siendo ese el último ejemplar RC2 clasificado, completaron los diez más efectivos del plano general Luis Martínez y Patricio Muñoz.

 

Dentro de la división RC4, el español navegado por Juan Cruz Varela se apuntó se segundo triunfo en tres presentaciones con el Opel Corsa Rally4. Felipe Padilla y Sebastián Waeger parecían encaminarse al éxito, pero la caja de velocidades del Peugeot 208 se resintió en la antepenúltima especial y a los mecánicos del penquista no les quedó más remedio que cambiarla lo antes posible, aún cuando eso costó el retroceso a la cuarta posición.

Martínez aprovechó que fue el más veloz en las PE11, 13 y 14 para consolidarse al tope del clasificador. La suerte le fue esquiva solo en el Power Stage (PE15), donde una rueda pinchada lo privó se acumular más unidades este fin de semana. Al asturiano lo escoltaron Patricio Muñoz y Miguel Recalt (Peugeot) a 1m32.7s. Ciertamente, su arribo fue de lo más afortunado, teniendo en cuenta que durante el fin de semana tuvo que cambiar la unidad central electrónica antes de largar, la caja al final de la Etapa 1 y soportar cerca de la meta una manguera de turbo suelta que le restó potencia.

 

Nicolás Pérez y Enrique Pérez (Peugeot) treparon al tercer puesto en su primer podio desde que conducen un Rally4. Al llegar cuarto Padilla, Mario Parra y Matías Améstica (Peugeot) lo siguieron en la tabla, sucedidos por los dos sobrevivientes de la clase R3, Tadeo Rosselot y Sebastián Olguín (Citroën DS3) y Sebastián Silva con Sebastián Arancibia (Renault Clio).

Iván Fuertes y Víctor Ferrero fueron octavos con un 208 de última generación. Su retraso de ayer pasaba por la pieza que viene de fábrica en el auto destinada a proteger las pinzas de los frenos que, al torcerse, rompía su goma trasera derecha. Los españoles consiguieron el mejor tiempo de nuevo en las especiales 10 y 12. A pesar de un leve vuelco, Felipe Arenas y Andy Salvo estrenaron uno de estos vehículos con buenos tiempos a medidas que se van acostumbrando a sus reacciones.

 

Lucas Palma y Augusto Braun acabaron décimos entre los usuarios de coches con dos ruedas motrices, conduciendo su Peugeot 208 1.6 aspirado al que fue su primer éxito nacional, en este caso en la subcategoría R2. Allí, debutó con un excelente segundo lugar la joven tripulación sureña compuesta por Diego Maldonado y Nicolás Alarcón con el Opel Adam apoyado por Inde Racing.

Completaron los arribos Harold Cohen-Hugo Gajardo (Peugeot 208 Rally4), Ignacio Etcheverry-Carlos Garrafa (Peugeot 208 R2), Mauricio Leiva-Juan Bastidas (Ford Fiesta R2) y Julio Ibarra-José Hurtado (Renault Clio Rally5).

 

La próxima fecha será del 29 al 31 de julio en Quillón.

AUSPICIADORES