0

Noticias de último momento esta semana obligaron a Alberto Heller a contar con los servicios de Luis Allende como copiloto en el Rally de Quillón de la próxima semana.

Teniendo en cuenta que Marc Martí avisó que había aceptado la oportunidad de acompañar a Nil Solans a bordo de un Hyundai i20 World Rally Car en el evento mundial de su país previsto entre el 14 y 17 del corriente mes, en coincidencia con la tercera fecha del campeonato Copec RallyMundial™, será Luis Allende quien lo reemplace.

El argentino es un rostro familiar en el equipo Joker, pues participó allí casi tres temporadas completas con Felipe Rossi hasta 2019. La prueba de Ñuble marcaría su regreso tanto a la categoría chilena como a esta escuadra.

En Europa, Solans convocó a Martí cuando le ofrecieron sentarse en la butaca del Hyundai privado de la clase mayor que ya estaba anotado en el compromiso catalán por el equipo 2C Compétition donde habitualmente interviene Pierre-Louis Loubet.

El francés, sin embargo, se encuentra convaleciente de una operación de cadera al haber sido atropellado por un automóvil, accidente que también lo priva de ser de la partida en Monza.

Allende, nacido en La Rioja y radicado en Córdoba, comentó acerca de su vuelta a Joker: “Para mí es una alegría correr otra vez junto a la estructura con la que mucho tiempo estuve vinculado en Copec RallyMobil™. Extrañaba una oportunidad así después de la inactividad de 2020 y de que Rossi decidiera no seguir activo por ahora. Con ‘Beto’ nunca competí, pero sí somos amigos. Habíamos hecho cientos de bromas al respecto prácticamente desde 2015 cuando estaban con los Peugeot 208 R2, en cuanto a que ya llegaría esa chance. Llegó y eso me pone contento. Entiendo que el convenio es por la fecha de Quillón. Los Heller están andando muy bien con los Citroën C3 Rally2. Han evolucionado mucho últimamente y son referentes de la categoría, así que mi desafío en este evento será estar a la altura de las circunstancias y que nos llevemos tan bien arriba del auto como lo hacemos abajo”.