0

El ex-piloto de rally y actual vicepresidente de la Federación Internacional de Automvilismo, Mohammed Ben Sulayem, reveló sus intenciones de convertirse en el máximo dirigente del organismo cuando a fin de año se celebren las elecciones.

En 2013, el emiratí ya había sido candidato, pero se retiró y con ello dejó el camino allanado para Jean Todt esté al frente de la institución que encabeza desde 2009.

“Quiero devolverle a la FIA y a su increíble comunidad un poco de lo mucho que me ha dado. Espero que mi experiencia tanto en movilidad como en deporte, desde mis roles de vicepresidente, competidor, pero también empresario y entusiasta de los coches, aporte valor. Estoy orgulloso de liderar un equipo tan experimentado y apasionado que se centra en ofrecer lo que los miembros quieren y necesitan”, dijo Ben Sulayem.

Entre los miembros que cuentan con su apoyo figuran Robert Reid (navegante campeón mundial de Rally en 2001 y actual presidente de los comisarios deportivos del Campeonato del Mundo), Tim Shearman (del automóvil club canadiense) y Carmelo Sanz Barros (del Real Automóvil Club de España).

Entre los posibles rivales que podría enfrentar se destacan David Richards, presidente de la asociación del deporte motor de Gran Bretaña, y Alejandro Agag, fundador de la Fórmula E.

Ben Sulayem, de 59 años, está considerado desde hace tiempo como la figura más poderosa del automovilismo en Oriente Medio. Ganó 14 veces el campeonato de rally de esa región (con Toyota Celica Twincam Grupo B y Celica Grupo A y Ford Escort y Focus Grupo A) y también participó en el máximo certamen internacional de la especialidad antes de convertirse en el funcionario del presente. Además, participó estrechamente en la creación del Gran Premio de Abu Dabi. En su momento, se confesó aliado de Max Mosley, predecesor de Todt en la FIA.