0

Craig Breen despojó de la punta a su compañero Ott Tänak al caer la tarde en la primera etapa del Rally de Finlandia, décima fecha del Campeonato del Mundo de la especialidad.

Los pilotos de Hyundai Motorsport se debatieron por el liderazgo de la carrera todo el día hasta que el irlandés navegado por Paul Nagle superó al estonio en el quinto y último tramo de la jornada que se llevó a cabo en medio de los colores otoñales que en esta edición ofrecen los bosques escandinavos.

Fue en la oscuridad de Oittila (donde se corrió sin luz solar en este país por primera vez desde 1994) y con los faros suplementarios ya encendidos, donde Breen despojó de la punta a Tänak en un duelo apasionante que vio al primer de ellos no solamente descontar el reducido margen que los separaba hasta allí, de un segundo y medio, sino también arribar primero al parque cerrado por 2.8s. Entre ambos, que se repartieron dos victorias de tramo cada uno, nunca hubo más de cuatro segundos de diferencia.

Es interesante remarcar que los cinco mejores clasificados aparecen encerrados apenas en 7.9s. Esa lista incluye a tres Toyota, los de Elfyn Evans, Esapekka Lappi en cuarto lugar retornando a la clase mayor con un Yaris WRC y Kalle Rovanperä.

Ser el más rápido en la PE5 le permitió al galés avanzar de golpe de quinto a tercero, acercarse a su predecesor (de quien se ubica a 3.3s) y acabar 0.6s delante de Lappi.

A continuación de los autos de la marca japonesa concluyó Thierry Neuville a más de medio minuto con el tercer i20. El belga se mostró cauto, pero aún así no se dejó amenazar por Sébastien Ogier.

Con otro Toyota, Takamoto Katsuta se convirtió en el primer tramo en un sorpresivo líder absoluto en las calles de Harju (localidad en los suburbios de Jyväskylä), pero poco después sobrevivió de milagro a un fuerte trompo a muy alta velocidad tras golpear un bache. Katsuta fue octavo, precediendo a los Ford Fiesta World Rally Car de Gus Greensmith y Adrien Fourmaux.

Teemu Suninen ejecutó un ritmo impresionante entre los coches tipo R5 y fue quien mandó en la división WRC2 con un Volkswagen Polo GTI con el cual se debatió constantemente contra el Citroën C3 de Mads Østberg y el Volkswagen de Nikolay Gryazin, a punto tal de llegar los tres solamente a 2.2s al quinto parcial. El local aventaja al noruego (cuya máquina terminó desprendiendo olor a quemado) por 8.2s.

A 20.7s, figura cuarto Oliver Solberg con el nuevo Hyundai i20 N Rally2, seguido por su compañero Jari Huttunen a 0.9s (con luneta rota y alerón trasero arrancado al caer fuertemente de uno de los múltiples saltos).

Tom Kristensson retiró su Fiesta en Ässämäki, también debido a los daños sufridos por un violento aterrizaje, aunque se reengancharía.

En WRC3, el recientemente consagrado campeón nacional Emil Lindholm (Škoda Fabia) se impuso cuatro veces y cimentó un sólido margen por más que Mikko Heikkilä le recortó varios segundos a medida que transcurrían los kilómetros con un auto igual.

Haber golpeado una piedra en el interior de una curva no le impidió a Lindholm ser primero por 17.1s. Teemu Asunmaa, también con Fabia, se clasificó tercero y Erik Pietarinen cuarto en su primera salida a bordo de un Polo, dejando en un respetable quinto puesto al español José María López.

Egon Kaur, de Estonia, era segundo cuando su Volkswagen quedó atrapado en una zanja durante la última especial de la jornada.

Con 151,95 km de recorrido, la Etapa 2 abarca más de la mitad del evento con cuatro pruebas cronometradas a la mañana (incluyendo la icónica Ouninpohja) que se repiten por la tarde junto a otra pasada por Harju como la de hoy.

Video: El clásico finlandés empezó con varias luchas sin cuartel en sus diversas categorías.