0

Dado que el campeón 2021 Copec RallyMobil™ en la clase R3, Gerardo Rosselot, recurrió durante la temporada al servicio de dos copilotos (Álvaro León, hacia fines de año comprometido con su participación en el Rally Dakar, y Marcelo Brizio), fue el navegante de su escolta en los puntos, Tadeo Rosselot, quien se quedó con la corona.

Sebastián Olguín sí participó de todas las fechas válidas, lo cual significó que para la última prueba en Casablanca totalizara 13 unidades más que León. El logro quedó en el seno del mismo equipo.

Olguín capitalizó dos victorias (Casablanca 1 y 2) y dos segundos puestos (Rinconada-Los Andes y Osorno) para conseguir el cetro nacional en su división, acompañando una vez más a Tadeo Rosselot en el Citroën DS3.

“Para quienes pudimos participar en ella, la Copa Mobil 1™ en marzo en fue un entrenamiento valioso en carrera después de tantos meses inactivos. Ganamos la clase R3 en Laguna Carén y, durante el invierno, nos abocamos a entrenar tanto como fuera posible. En Rinconada-Los Andes sufrimos un revolcón, pero sumamos buenos puntos. La primera visita a Casablanca también fue productiva, pero en Quillón se nos complicó el panorama por un problema de caja de velocidades que nos obligó a abandonar tempranamente. En Osorno, manteníamos una lucha pareja con Gerardo y siendo los más rápidos en varios tramos, pero el Citroën se paró el domingo a la mañana en la tercera etapa, pese a lo cual las unidades recogidas en las dos jornadas anteriores fueron útiles. Como el otro auto del equipo tuvo inconvenientes en Casablanca 2, allí volvimos a aparecer entre los punteros y hasta figuramos bien en los resultados de la categoría RC4. Me siento afianzado a Tadeo, con quien esperamos tener un 2022 incluso mejor”, declaró Sebastián Olguín.