0

Sébastien Ogier pasó a ser el nuevo líder del Rally de Croacia después de la segunda etapa. La carrera presagia una definición apasionante entre las tres primeras tripulaciones de la clasificación general, que se encuentran a poco más de diez segundo entre sí.

La jornada más extensa de esta nueva competencia mundial mostró al campeón con una ventaja de 6.9s con respecto a su compañero de equipo en Toyota Gazoo Racing, Elfyn Evans.

Quien llegara como puntero ayer, Thierry Neuville, cayó a la tercera posición por la mañana antes de ir recuperándose y situarse a 10.4s de Ogier con su Hyundai i20 WRC.

El belga salió del parque de asistencia en Zagreb con neumáticos de compuesto intermedio, creyendo que se adaptarían mejor a las bajas temperaturas, pero el asfalto seco y la suba de unos grados en el termómetro favorecieron a su rival francés, que prefirió gomas más duras.

Neuville también tuvo problemas con los frenos y hasta se le paró el motor una vez. Por el contrario, Sébastien Ogier se impuso en esos cuatro tramos matinales, antes de que hicieran lo propio en una oportunidad Evans y Takamoto Katsuta, en el caso del japonés siendo el más rápido de una especial por segunda vez en su campaña.

Después, Thierry Neuville gozó de mejor fortuna, el Yaris que iba al frente pinchó una rueda y así todos se fueron ubicando muy cerca uno del otro.

Ott Tänak (Hyundai) fue cuarto a casi 30 segundos, sin poder seguir el ritmo de sus adversarios, con un caucho idéntico al de su compañero. O obstante, el estonio controló por un minuto a un muy efectivo Adrien Fourmaux, que es quinto en su primera aparición sobre un Ford Fiesta World Rally Car en sobresaliente faena.

Fourmaux está impresionando a todos, en particular en los dos sectores en los que llegó segundo, distanciéndose del otro auto de M-Sport, el de Gus Greensmith.

Katsuta (Toyota) figura en una séptima plaza más tranquila desde que el i20 de  Craig Breen perdió dos minutos para cambiar una goma pinchada a poco de largarse la etapa.

Le siguen en los resultados los dos mejores de la clase WRC2, Mads Østberg (Citroën C3) y Nikolay Gryazin (Volkswagen Polo GTI), en tanto que Pierre-Louis Loubet desapareció de ese grupo tras caer a una zanja con su Hyundai de la división mayor en instantes en que buscaba superar a Greensmith.

El noruego de la escuadra Tagai siguió debatiéndose con Gryazin y con Teemu Suninen el sábado por la mañana y finalmente bajó por detrás dl ruso, demorado por un inconveniente en la dirección de su máquina durante la PE13. Fue allí cuando donde el finés pasó a ser escolta de Østberg antes de imponerse en dos tramos con un Ford Fiesta.

Marco Bulacia y Marcelo Der Ohanessian continúan en un firme cuarto puesto con un Škoda Fabia Rally2 Evo de Toksport-WRT. La diferencia del boliviano con Gryazin es de casi 57s.

Bulacia precede a otros dos Fabia, los de Enrico Brazzoli y Andreas Mikkelsen, que viene ganando terreno paulatinamente después de los dramas con la suspensión de ayer.

Tom Kristensson no repuntó la suerte en su debut con el Fiesta Rally3 y sufrió un accidente a alta velocidad, sin consecuencias personales.

En WRC3, Kajetan Kajetanowicz pasó al tope de las colocaciones con su Škoda cuando Yohan Rossel volcó e Citroën tras marcar el tiempo más veloz en las dos pruebas disputadas más temprano.

El galo volvió a la asistencia con el parabrisas destrozado y una pérdida superior a los tres minutos.

El polaco Kajetanowicz se apuntó tres parciales y concluyó con 46.3s a su favor en relación al joven Emil Lindholm (Škoda), cuyo único susto fue el golpe de una llanta contra un borde.

Tripulando otro de los ejemplares checos, Chris Ingram se halla tercero, dejando atrás un día con buen ritmo. Con Rossel cuarto y el C3 de Nicolas Ciamin quinto, sigue siendo meritorio lo del paraguayo Fabrizio Zaldívar junto a Carlos del Barrio, ahora sextos a 8m34.6s del tricampeón europeo.

Niki Mayr-Melnhof, quien ayer era tercero con un Ford, se complicó por problemas de motor.

Martin Koči cedió el liderazgo de la serie Junior al británico Jon Armstrong por culpa de un pinchazo. Al eslovaco no le quedó más remedio que detenerse a cambiar esa rueda, con lo cual se vio relegado al cuarto lugar.

Armstrong y Lauri Joona venían intercambiando posiciones hasta ese momento en los Fiesta Rally4. El nórdico se exigió al máximo y estuvo a punto de darse vuelta en una curva. Entre ellos, la diferencia es de 22.5s, pero a solo 5.2s de Joona está el subcampeón Mārtiņš Sesks.

El más contundente del día fue Sami Pajari, remontando a sexto con cinco de ocho tramos ganados. Cuando recién empezaba la jornada, se retiraron el rumano Raul Badiu y Robert Virves.

Restan cuatro sectores de velocidad más para mañana. Son dos que se repiten, en el cerro Medvednica, al norte de la capital, y el trazado más largo del itinerario, dando forma a 78,58 km y el Power Stage con puntos extra para pilotos y constructores.