0

Dependiendo del caso, el receso del campeonato Copec RallyMobil™ entre la última fecha de 2019 o -eventualmente la Copa Mobil 1™ de marzo pasado- fue más largo para unos que para otros.

Al no haber competido en Laguna Carén en el tercer mes del año, ciertamente la espera de volver a tripular un auto de la categoría se ha prolongado más de lo que Tomás Etcheverry hubiera querido.

Días atrás, Etcheverry renovó el acuerdo que lo mantiene deportivamente unido al equipo Point Cola Racing, noticia mediante la cual se confirmó que este integrante de familia con varios rallistas seguirá a los mandos de un Hyundai i20 R5.

Seguramente te dará gusto volver al ruedo desde agosto en el Copec RallyMobil Los Andes…

Sí, absolutamente. Recién la semana pasada confirmamos la posibilidad de volver a correr. Fue un largo tiempo sin hacerlo, pero estoy contento de anunciar que estaremos una vez más sobre un i20 de la clase R5 en la escuadra de los Scuncio.

¿Es cierto que tu auto y el de Martín Scuncio no necesariamente lucirían tan parecidos como hasta hace dos años?

Probablemente no porque mi patrocinador principal, que me está brindando un apoyo importante para comenzar la temporada nacional, me ha pedido lógicamente tener prioridad visual en el Hyundai. He conversado con Alberto Scuncio al respecto y no tiene problema alguno. Todavía estamos trabajando en los diseños. Por supuesto que, al ser compañeros, lo ideal es acercarse tanto como sea posible en la imagen de ambas unidades. Tampoco van a ser tan distintos, en definitiva.

¿Era la alternativa que más te interesaba?

Efectivamente. Después de todo, mi última carrera, a fines de 2019, fue con esta misma escuadra, con quienes me venía sintiendo a gusto. Además, la temporada pasada ellos tuvieron la oportunidad de incursionar por Argentina con muy buenos resultados, una etapa que ha sido útil para avanzar con el desarrollo de los vehículos.

¿Cómo piensas prepararte para Los Andes?

Para empezar, como Sebastián Vera ahora forma binomio con Martín, yo vuelvo a llevar a mi lado a Ricardo Rojas, con quien competí extensamente entre 2014 y 2016 cuando participábamos con un Citroën DS3 de la división R3. Va a ser entretenido, aunque también será complicado adquirir cierto ritmo en después de 22 meses sin ser de la partida. De por sí, el lugar ya me trae recuerdos, teniendo en cuenta que fue donde debuté en Copec RallyMobil™ con un Honda Civic N3 en la temporada 2009. Lo que, por cierto, no me olvido más es del mensaje de celular que me mandó mi hermano menor, Martín, que después de trepar un camino minero largo -como de 25 kilómetros- no tuvo mejor idea que escribirme “Te ganaron todos”. Está claro que nos gustaría probar el i20 antes del Shakedown, pero no es tan fácil. Los tiempos se nos vienen encima, así que ojalá podamos darle forma a eso.