0

Elfyn Evans ganó esta tarde su cuarto rally mundial al imponerse junto a Scott Martin hoy en Portugal, el cuarto mayor éxito de su campaña mundial de 97 eventos. El británico de Toyota Gazoo Racing mantuvo la punta a la que accedió ayer y reguló muy bien las diferencias con el resto de los competidores. Antes, había vencido en pruebas diferentes. Como local en Gales, Suecia, Turquía y ahora en la tierra lusa. De esos logros, el primero fue con Ford Fiesta y los demás con el Yaris World Rally car.

Para Evans, esta cuarta fecha del Campeonato del Mundo fue una suerte de revancha de lo que le ocurrió en Croacia, donde fracciones de segundo le hicieron perder el halago de subir a lo más alto del podio.

Con esto, el piloto de 32 años asciende a segundo en el torneo por nada más que dos puntos detrás de su compañero Sébastien Ogier.

Elfyn Evans no quería desaprovechar y desde la mañana impuso un ritmo alto a las cinco especiales de hoy como para escaparse de su escolta, el Hyundai i20 de Daniel Sordo y Borja Rozada. El binomio español quedó a 28.3s del Yaris, mientras que Ogier -que abría la ruta- remontó cada vez más hasta colocarse tercero general, a 55.3s.

Sordo fue el primer líder absoluto en Portugal el viernes, pero desde entonces se manifestó incómodo con las elecciones de neumáticos que iba haciendo, entre compuestos blandos y duros.

“Quizás no he sido siempre el más rápido desde el principio, pero nuestro planteo de carrera funcionó a la perfección y, libres de problemas, hemos conseguido que Sordo no fuera un peligro mayor. Vienen otros rallies de tierra difícil, así que esta satisfacción llega en buen momento”, dijo el volante de Toyota.

Takamoto Katsuta llegó cuarto y, con ello, obtuvo el mejor resultado de su trayectoria mundial por dos puestos. El japonés había intercambiado lugares con el actual campeón en la jornada más larga, la del sábado.

Los Ford Fiesta WRC de M-Sport conducidos por Gus Greensmith y Adrien Fourmaux acabaron quinto y sexto, respectivamente, pero perdieron tiempo con problemas en el acelerador en reiteradas oportunidades.

Esapekka Lappi y Janne Ferm fueron séptimos con un Volkswagen Polo GTI R5, precediendo a muchos otros coches de similares características técnicas, quedando también entre los diez más efectivos Teemu Suninen, Mads Østberg y Nikolay Gryazin.

Los Hyundai de Ott Tänak y Thierry Neuville reiniciaron hoy el evento con el consuelo de haber sido los dos más veloces en el Power Stage de Fafe, con lo cual sumaron algunos puntos que no hubieran despreciado.

Lappi se alzó con lo mejor en la clase WRC con una máquina del equipo Movisport y controló el margen que ostentaba desde ayer, que terminó siendo bastante cómodo (1m42.8s) sobre el Ford de Suninen, que volverá a tripular un World Rally Car en Cerdeña. Su coterráneo, en cambio, aún no tiene definido su próxima presentación con el Polo con el que está segundo en el certamen.

Mads Østberg se manifestó conforme con el tercer puesto alcanzado a los mandos de su Citroën C3 Rally2 y, sobre todo, con haberse quedado con cuatro de estos cinco tramos finales, a la vez que iba progresando con la puesta a punto de su unidad.

Nikolay Gryazin (Volkswagen) concluyó cuarto, Oliver Solberg (Hyundai) quinto y Marco Bulacia (Škoda) sexto (a 4m41.6s). Con Marcelo Der Ohannesian a su lado, el cruceño conformó la mejor dupla sudamericana de las cuatro presentes en su primera participación en la tradicional cita ibérica.

Kajetan Kajetanowicz se apuntó su segunda victoria consecutiva en WRC3 con un Fabia Rally2. Su estrategia de atacar al C3 de Yohan Rossel y fue así que el tricampeón europeo destronó al francés, descontando más de 20 segundos en el proceso luego de un trompo.

Kajetanowicz hizo el mejor tiempo en tres parciales y el empeño puesto desde la mañana junto a Maciej Szczepaniak le garantizó llegar a Matosinhos 5.6s delante de su principal oponente.

Chris Ingram fue tercero con un Škoda en su primer podio dentro de esta categoría, prevaleciendo en el famoso sector de Fafe. Culminaron más atrás Nicolas Ciamin (Citroën), Josh McErlean (Hyundai) y el paraguayo Fabrizio Zaldívar en una positiva sexta posición con uno de los tantos Fabia de Toksport-WRT. A continuación del asunceno, se ubicó el mejor local, Armindo Araújo, al volante de otra máquina checa.

Alberto Heller y Marc Martí subieron una colocación para llegar octavos con el Citroën atendido por Tagai Racing Technology, en tanto que Emilio Fernández y Rubén García cerraron ese clasificador en una prueba con varios tropiezos, pero siguiendo con su fase de aprendizaje internacional.

El ex-entrenador de fútbol André Villas-Boas se las ingenió para llegar a meta con su C3 duodécimo en esta división.

Mārtiņš Sesks encabeza ahora el campeonato Junior por haber ganado su segundo rally en esta serie, arribando a unos holgados 3m11.8s de Sami Pajari.

El estonio Robert Virves ocupó la tercera plaza y lego se encolumnaron Martin Koči, William Creighton y Lauri Joona en una competencia que demostró ser realmente dura para los usuarios de los Ford Fiesta Rally4.

Del 3 al 6 de junio se disputará el Rally de Cerdeña en Italia.