0

El ex-entrenador de fútbol André Villas-Boas debutará como piloto en el Campeonato del Mundo de Rally como local a fines de este mes en Portugal.

A los 43 años, quien fuera responsable de asistir a jugadores de alto nivel en escuadras como el Chelsea, el Tottenham Hotspur o el Marsella, se codeará con los mejores especialistas de esta categoría al sentarse al volante de un Citroën C3 Rally2 preparado por Sports and You en la clase WRC3.

“Todavía estamos aprendiendo. No hay dudas de que estoy ante un gran reto por lo rápido que van estos autos”, admite Villas-Boas, quien lleva toda una vida interesado en el deporte motor y acumula una impresionante colección de coches y motos, entre clásicos y ganadores del Dakar, además de reconocer que su referente favorito era el bicampeón Massimo Biasion.

“Mi primer paso en la competición fue cuando dejé de entrenar en China y fui a correr el Rally Dakar en 2018. Por desgracia, abandoné en la primera etapa porque me lesioné la espalda al saltar de una duna inmensa, pero después me anoté en Marruecos y algunas pruebas Cross Country del Campeonato Portugués. Recorrí algunos tramos de la fecha mundial de mi país con la camioneta Toyota Hilux de raid, pero al subirme al C3 en otro ensayo, percibí la diferencia entre un vehículo y otro. El Citroën era mucho más liviano, veloz y ágil, pues está concebido para un uso diferentes. Ese contacto con el R5 fue una experiencia en verdad emocionante. Más recientemente, corrí el Rally de Vieira de Minho para tener una sensación real en carrera”.

Portugal también será algo nuevo para el navegante, su amigo de la infancia Gonçalo Magalhães, con quien comparte un sinfín de recuerdos felices, así como el gusto por el automovilismo.

“Cuando venía la Fórmula 1 a Estoril, encontramos un hotel cercano que tenía un agujero en el suelo que nos permitía llegar a boxes sin los pases, que no conseguíamos”, cuenta mientras ríe.

Su eventual compañero de equipo, Eric Camilli, viene ayudando al binomio con el tema de las notas. “Al principio, no pasábamos de ‘izquierda, derecha, izquierda, derecha, derecha larga’. Ahora, con Eric, hemos descubierto el sistema más profesional que emplean los copilotos y nos estamos familiarizando de a poco con él”.

Habrá 25 máquinas en la división WRC3, por lo que André Villas-Boas sabe que no espera poner en aprietos a ninguno de los habituales animadores de la serie. “El problema que tengo es que, al provenir de una rama del deporte profesional, mi naturaleza es bastante competitiva. Quisiera hacer lo mejor posible en este evento. Otra motivación más que especial con la que cuento es que he emprendido la campaña ‘Race for Good’ (Carrera por el Bien), con el propósito de ayudar a tres organizaciones benéficas: APPACDM, la Fundación Deportiva Laureus y Ace Africa, cuyos logos aparecerán en el auto”.