A último momento, Kalle Rovanperä pasó a la punta del Rally de Estonia que terminó su primera etapa con un dominio mayoritario de Elfyn Evans, pero con ese cambio importante en los minutos finales.

El galés fue el más rápido desde el comienzo, a tal punto que fue el más veloz en cinco pruebas especiales Evans se mostró imperioso al principio, ganando las cinco especiales cerca de Tartu para aventajar a su joven compañero por casi 20 segundos.

Sin embargo, Rovanperä redujo casi a la mitad esa ventaja en los dos siguientes tramos cuando algunos chubascos mojaron considerablemente el piso, haciendo que cambien las condiciones de adherencia. Siendo primero en la ruta, el finés se sintió a gusto bajo la lluvia y en el barro, se impuso en tres parciales y pasó al frente, mientras el otro Toyota se salió del camino y fue a parar contra unos arbustos, tras lo cual concluyó la jornada a 11.7 segundos del líder.

Ott Tänak, la estrella local, luchó con problemas de diversa índole, como un tubo de ventilación dirigido al parabrisas que se rompió y permitió que el cristal del Hyundai i20 N estuviera mucho tiempo empañado, lo que se tradujo también en un despiste momentáneo. El ex-campeón se ubica tercero a 44.3s de los GR Yaris que tiene adelante.

Esapekka Lappi (Toyota) penó con los frenos durante la mañana, pero al menos se mantiene cuarto general por encima de Thierry Neuville (Hyundai). Con el mejor Ford Puma, Adrien Fourmaux aparece sexto aunque siguió de largo en una curva del penúltimo tramo al complicarse el funcionamiento de su limpiaparabrisas. El francés ascendió una posición cuando su compatriota Pierre-Louis Loubet volcó un poco antes, perdiendo dos minutos y cayendo al noveno puesto.

Takamoto Katsuta quedó séptimo con otro Yaris, recuperando confianza luego del desliz de ayer en el Shakedown, donde se dio vuelta sin mayores consecuencias. Gus Greensmith fue octavoterminando octavo, otra víctima de “esa” curva, ha sido octavo, seguido por Loubet y el mejor WRC2, el Škoda Fabia de Andreas Mikkelsen.

Craig Breen se situaba cuarto antes del mediodía, pero golpeó fuertemente la suspensión delantera izquierda de su Puma y se retiró.

En la clase de los Rally2, Mikkelsen le lleva 12.1s al Hyundai i20 N de Teemu Suninen. El noruego recién se relajó hasta cierto punto (su diferencia es de 1.7s nada más) luego de que varios participantes que le dieran batalla continuamente.

Al principio, su hueso más duro de roer también fue uno de los integrantes de Toksport, Emil Lindholm, quien llegó a comandar las acciones hasta que en la penúltima especial lo demoró el pinchazo de la rueda delantera izquierda y lo dejó cuarto.

Marco Bulacia es tercero con Škoda, si bien a 35.6s del nórdico. El boliviano está corriendo por primera con el español Diego Vallejo de navegante. Su hermano Bruno abandonó temprano.

Con un Ford Fiesta, Jari Huttunen ocupa la quinta plaza, anteponiéndose a Kajetan Kajetanowicz. A espaldas del polaco, hay otro Fabia Rally2 Evo de Toksport, el conducido por el chileno Emilio Fernández, que marcó buenos registros a lo largo de la jornada en una competencia que le gusta.

El local Egon Kaur peleaba por mantenerse entre los tres primeros con su Volkswagen Polo cuando perdió el paragolpes delantero y, por ello, carga aerodinámica, todo eso antes de sufrir dos pinchazos.

Al paraguayo Fabrizio Zaldivar se le rompió el eje de transmisión de su Hyundai a pocos kilómetros de volver a la asistencia esta tarde. De regreso en la escena mundial con otro i20, el neocelandés Hayden Paddon también estaba para cosas mayores cuando, en un control sanitario, dio positivo en la prueba de covid-19. También abandonó pronto Bruno Bulacia, que retiró su Fabia por la mañana.

En WRC3, Sami Pajari fue contundente con su Fiesta Rally3, ganó los ocho sectores previstos y estiró en el lodo a 56.0s su margen con relación a Lauri Joona, que en la PE2 pinchó una goma.

El irlandés William Creighton va tercero, precediendo a Mcrae Kimathi.

Además, Pajari manda en la división Junior desde que el estonio Robert Virves, quien originalmente encabezaba el rally, torció la suspensión en el penúltimo tramo y descendió a la cuarta colocación con una pérdida de un minuto y medio. Jon Armstrong completa el podio provisional entre los más jóvenes de esta cita.

Mañana, el itinerario se dirige a la estación de esquí de Otepää a través de un formato de dos recorridas por cuatro caminos diferentes y la reedición nocturna de la especial urbana en Tartu. Serán 95,40 km contrarreloj.

AUSPICIADORES