0

Pasado el Rally de Quillón, Eduardo Castro permaneció en Chile hasta el miércoles posterior a la carrera para trabajar de manera directa sobre los tres Škoda Fabia Rally2 Evo de Castro Yangali Team, dos de los cuales sufrieron algunos daños en sendos incidentes, aunque no de consideración.

Fue justamente la unidad del huancaíno la que llegó intacta a la meta, con Castro y el paraguayo Hernán Vargas Peña ocupando el quinto puesto general: “Después de la competencia, me quedé a acelerar las labores sobre los Fabia porque había mucho por hacer, pese a que -afortunadamente- ninguno de los incidentes se tradujo en roturas serias. El auto de Nicolás Fuchs está siendo enderezado de adelante y a la espera de que arriben repuestos menores. Como ejemplo, puedo mencionar el soporte de faro, para tomar magnitud de que estructuralmente no hubo nada que lamentar. Con el de Alex Heilbrunn pasa algo similar, en el sentido de que es más que nada cuestión de chapa, sobre todo en el techo. Por eso, su primer Škoda fue repintado y está casi listo. Por último, a mi unidad le faltan rematar un par de pequeños arreglos que quedaron pendientes de Casablanca. Ocasionalmente, nos cuesta que los pedidos que hacemos a Europa arriben a tiempo, ya que el transporte de la mercadería de importación se ha tornado mucho más lento, además de más caro, con la pandemia”, explicó el piloto de la máquina número 4 en la clase mayor del campeonato Copec RallyMobil™.

Sobre la próxima fecha del calendario, el peruano comentó: “Osorno será un evento nuevo tanto para mí como para mis compañeros. En cambio, buena parte de la concurrencia ya lo conoce. Dicen que suele llover en varias estaciones del año. Esperemos estar en la pelea, si bien descarto que habrá que ser pensante por tratarse de un recorrido con tres etapas, más pruebas especiales que nunca y más kilómetros por conducir. El sur es un terreno por descubrir para Castro Yangali Team, considerando que lo más lejos que yo había llegado en esa dirección es Biobío para la fecha mundial de 2019 y Ñuble esa misma temporada, con el Citroën C3 R5. Estoy seguro de que será un bonito desafío”.

Eduardo Castro confía en que poco a poco el proceso de viajar de Perú a Chile se haga menos engorroso: “Ojalá se flexibilicen las cosas. A los participantes extranjeros como nosotros se nos complicó mucho todo en tiempos recientes. Hemos estado en cuarentena en hoteles siendo un grupo tan grande gente, hemos tenidos que esperar días encerrados sin poder tocar los autos o llegado a los rallies con el tiempo justo más de una vez. Todo esto hizo que, en unas cuantas ocasiones, los chicos del equipo tuvieran que trabajar a deshora. A todos ellos les agradezco por esas jornadas en que no pararon durante 24 horas, sino más. Es por actitudes así de valiosas que nos hemos fortalecido como escuadra en pocos meses. El verano pasado, empezaron conociendo los Fabia prácticamente por catálogo y hoy en día ponen manos a la obra con mucha más celeridad y en menos tiempo. Inclusive, ya nos abocamos inclusive a los detalles finos. ¡Si hasta me ha sucedido de sentarme en la butaca y sentir que su interior huele a ese aroma tan rico de los autos de carrera limpios!”.