Kalle Rovanperä aprovechó hoy el pinchazo que al final de la primera etapa del Rally Safari afectó a compañero Sébastien Ogier para encabezar el inicio de la polvoriente competencia que se está desarrollando en Kenia.

Ayer, el joven finés también había roto un neumático en el superespecial posterior a la largada, pero en los tramos arenosos y de tierra fina que circundan el Lago Naivasha se metió en la lucha por la punta de inmediato.

El fondo roto de los pisos castigó mucho a los autos, pese a los cual los Toyota GR Yaris Rally1 no tuvieron inconvenientes para dominar el panorama africano desde el principio.

Ogier, ganador en 2021, fue quien se mantuvo al tope de las posiciones durante casi toda la jornada de seis tramos. Solo fue superado momentáneamente por otro de los representantes de Toyota Gazoo Racing, Elfyn Evans, a partir de entonces retrasado por otra goma pinchada.

Rovanperä, entretanto, estaba cerca de ambos y fue el más veloz en los tres parciales de la tarde, pasando a ser primero cuando el francés se detuvo a cambiar una rueda en la parte final de Kedong.

Los comisarios deportivos le devolvieron el segundo puesto a Takamoto Katsuta (Toyota) después de haberlo relegado a cuarto general por quedar atrapado en la estela de polvo del Ford Puma conducido por Craig Breen, antes de reducir la velocidad para adelantar al coche del irlandés accidentado a 18 de la partida de ese sector.

Tras una investigación, se comprobó que el japonés había sido obstaculizado por el Ford, con lo que se emitió un tiempo modificado de 18m2.1s, 10 segundos más rápido que su registro original. Así, Katsuta se ubica a 14.6s de Kalle Rovanperä.

En tanto que Evans es tercero, a 2.9s de su Yaris se encuentra el mejor Hyundai, el de Ott Tänak, que comenzó con el pie izquierdo cuando la palanca de cambios del i20 N se rompió durante el primer tramo. El estonio pronto improvisó una reparación, utilizando el soporte de la rueda de repuesto para accionar los cambios.

Thierry Neuville, quinto. también tuvo una etapa problemática. Su motor perdió potencia en la PE3 y el belga se quejó, además, de inconvenientes de tracción, pese a lo cual precede a Ogier.

Oliver Solberg llevó a su Hyunda a la séptima plaza, seguido por el Škoda Fabia de Kajetan Kajetanowicz, mejor Rally2. Breen es noveno después de penalizar 10 minutos al dañarla suspensión delantera en la PE7, a la vez que el estadounidense Sean Johnston cerro el lote de los diez primeros con un Citroën C3 de la clase WRC2.

Gus Greensmith se demoró con otro Puma, mientras que el de Sébastien Loeb se detuvo con fallas de motor y el de Adrien Fourmaux por percances en la transmisión.

El polaco Kajetan Kajetanowicz, primerizo en África, marcha adelante en la división WRC2 por 1m13.5s sobre Gaurav Gill, tras imponerse en todos los parciales. El impulsor del Fabia del hindú se paró al tragar grandes cantidades de arena.

Martin Prokop y Sean Johnston se entablaron en un duelo intenso por el rol de escolta. La diferencia entre ellos es de 6.1s, con ventaja para el norteamericano aún cuando éste venía con los frenos muy gastados. Al checo se le detuvo su Fiesta Rally2 por un instante cerca del final del recorrido.

Cuarto es Leroy Gomes, de Zambia, con un Ford que se antepones a los Škoda de los locales Aakif Virani y Amanraaj Rai completaron la clasificación con sendos Fabia.

En su país, Maxine Wahome lidera la categoría WRC3 en su primera salida con un Fiesta Rally3 con el cual le lleva 35.6s al también keniano Mcrae Kimathi.

Wahome, de 26 años, fue ascendiendo poco a poco luego de que su hermano Jeremy abandonara por un fallo en la unidad de control electrónico del motor.

Por segundo evento consecutivo, quien mandaba en este grupo era el paraguayo Diego Domínguez (h), que se había escapad de todos, per se retiró al cruzársele una cebra, a la que impactó. El auto sufrió daños frontales considerables.

Mañana, la segunda etapa comienza con Soysambu (29,32 km) y sigue con repeticiones por Elmenteita (15,08 km) y Sleeping Warrior (31,04 km).

AUSPICIADORES