0

Desde que el campeonato Copec RallyMobil™ empezó con sus fechas puntuables en agosto, Emilio Fernández trepó de forma casi meteórica, principalmente a sus trabajos en Rinconada-Los Andes primero y Quillón después.

En ambos casos, pasó de ser quinto general en la primera etapa a segundo en al momento de cruzar la meta.

“En el equipo Susaron, estamos contentos de vernos segundos en el campeonato a seis puntos nada más del líder Jorge Martínez. La motivación es alta y desde hace unos días el Škoda Fabia está en el taller en perfectas condiciones. Solo estamos a la espera de que lleguen algunos repuestos desde República Checa, como para que no nos falten elementos en las fechas por venir”, empieza a contar Fernández.

“Realmente, el saldo de Quillón para nosotros fue más que positivo; tanto, que ya tengo ganas de subirme al auto de nuevo para tratar de conseguir otro buen resultado en Osorno. En Ñuble, aplicamos una estrategia con los neumáticos que volvió a darnos una satisfacción. Quizás el sábado podríamos haber estado más adelante, pero cometí un error que nos costó aproximadamente 40 segundos ese día”.

La experiencia que ha hecho a nivel internacional en los últimos tiempos está dando frutos que son claros para el volante santiaguino: “Lo aprendido en las carreras que hice fuera del país después de un par de temporadas nacionales se está traduciendo en una forma de plantear las competencias que no pasa exclusivamente por conducir o salir a acelerar lo que pueda, sino más bien por analizar las estrategias, planificar mejor las tácticas y aplicar lo que hemos hecho con el Škoda en épocas más recientes junto a la gente de Toksport. Ellos se desenvuelven con gran eficacia, tal como lo demuestra, por ejemplo, que este mes Andreas Mikkelsen ha podido lograr el poco común objetivo de ser campeón mundial WRC2 y general europeo en siete días”.

Volviendo a su participación en Copec RallyMobil™, el piloto del Fabia recuerda: “En especial, el domingo en Quillón salí a disfrutar del rally. Voy más tranquilo, tratando de no perder ritmo. Se me están dando resultados que me alientan a seguir por este camino, en un conjunto interesante que hemos logrado con los ingenieros por más que trabajen a la distancia, los mecánicos chilenos que estamos formando en la escuadra, la labor de Juan Manuel Sanhueza como navegante, las grandes prestaciones de esta máquina, etc.”.

Para Emilio, Osorno puede ofrecer algunos detalles parecidos y otros diferentes: “El modo en que fluyen los tramos puede ser similar entre ambas fechas, aunque el camino del próximo compromiso es más abovedado. Como vamos bastante más al sur, quizás las temperaturas sean bajas a la mañana. También es una zona lluviosa, pero si cae agua, el piso no se altera porque está muy bien tratado”, concluyó el representante de Susaron en la clase RC2.