0

Harold Cohen nació en Concepción, pasó parte de su vida en Santiago y ahora vive buena parte del año en Delaware (Estados Unidos), donde trabaja en una empresa de transporte marítimo de carga en el que es una de las ciudades portuarias más importantes de América del Norte.

Cuando sus quehaceres se lo permiten, el chileno disfruta de competir en el Rally, particularmente en el de su país, que le garantiza diversión y buen nivel.

La última vez que Cohen se inscribió en la categoría fue en el cierre truncado del certamen 2019 en La Unión-Río Bueno, donde había largado con un Ford Fiesta R2. Ahora, el piloto del equipo Pacific Rally Team vuelve al campeonato Copec RallyMobil™ con un Peugeot 208 de esa misma configuración técnica.

¿Cómo llegaste a la especialidad?

Soy de la región del Biobío, donde gustan mucho los rallies. En 2018 hice algunos eventos regionales allí con un Honda Civic N3 navegado por Matías Leiva y en 2019 en Avosur con Pablo Blanco hasta que me anoté en la última fecha nacional de esa temporada, cumpliendo con un anhelo que tenía desde hace mucho tiempo y al que espero darle cierta continuidad desde este momento. Tengo buena y frecuente relación con muchos colegas de la disciplina. Cuando estoy en Estados Unidos no me pierdo las transmisiones que se hacen por streaming y por televisión.

¿Cuál es tu plan a partir del Rally de Casablanca?

Tras venderle el Ford Fiesta que tenía a Lucas Palma en Chiloé, mi grupo de amigos del automovilismo me dieron el envión suficiente como para rematar la idea que yo traía en mente de adquirir el 208 R2 con el que Martín Scuncio y Javiera Román fueron campeones de esa división en 2018. Es un vehículo con menos uso que otros autos similares, pues después de ese título, Point Cola Racing no volvió a utilizarlo y tampoco lo había vendido. El auto será atendido por nuestra propia estructura y mi copiloto será Hugo Gajardo, también penquista, que cuenta con experiencia en pruebas regionales. Distintos motivos nos impidieron concretar esto para Rinconada-Los Andes, pero ahora ya estoy ansioso por que llegue el domingo próximo y yo aterrice en Chile otra vez para prepararme para esta segunda cita del torneo.

¿Ya tuviste contacto con el Peugeot?

Por suerte, sí. Organizamos un ensayo en Pyt’s Park, del que sacamos buenas conclusiones y verificamos que se trata de una máquina verdaderamente muy rendidora y en buen estado general. Como noto que responde muy adecuadamente, quisiera lo mismo que procuro siempre: hacer tantos rallies como sea posible, no solo esta temporada, sino también en 2022. Como referencia, antes de la pandemia, iba y venía, residiendo a razón de diez días en Chile y 20 en Wilmington (Delaware), razón por la cual nunca es fácil dar con los tiempos justos. En el receso, practiqué con un simulador, vi cámaras a bordo y anduve en un buggy con motor Yamaha y caja secuencial que es muy entretenido.