0

Cuando el equipo Team Joker Rally decidió dar el salto a autos de la clase R5, Pedro Heller trajo al campeonato Copec RallyMobil™ un Peugeot 208 T16 con el cual hizo todo el año 2017 como invitado a modo de experiencia para luego, a partir del año siguiente, incursionar con su hermano Alberto como compañero en sendos Ford Fiesta, los que llevaron al 1-2 y a varias actuaciones destacadas en el plano mundial.

La escuadra de los angelinos con base en Santiago ahora emprende un nuevo rumbo tras haber decidido cambiar de marca y entablar relación con Citroën Racing.

Con evidentes ganas de ser de la partida en la primera cita del año en las afueras de la capital, Alberto Heller comentó los siguiente acerca del proyecto: “Hacía tiempo que no modificábamos algo radical como la marca de los coches en el equipo.  Veníamos con una relación interesante con M-Sport desde 2017 de Pedro en su campaña internacional y desde 2018 de ambos en la actividad nacional, salvo por un par de apariciones esporádicas de mi hermano con un Volkswagen Polo a fines de 2019. Para esta temporada, nos inclinamos por Citroën Racing por una serie de motivos. El principal es que consideramos que es un modelo con nuevos desarrollos disponibles y un alto grado de competitividad, además de un buen lote de repuestos de los que son de serie fáciles de conseguir en Chile que esa versión de Fiesta. Había varias opciones sobre la mesa, pero en la sumatoria de factores nos cerró más esta propuesta no solamente para el campeonato Copec RallyMobil™, sino para mi programa internacional. En relación a este asunto, recién después del inicio en Chile definiremos cuáles serán las pruebas que puedo hacer fuera del país. Sabemos que casi todos los modelos Rally2/R5 son fuertes prácticamente por igual, pero también queríamos librarnos de algunos problemas logísticos relacionados a la llegada tardía de algunos elementos para los autos de carrera y entones poder avanzar en la planificación de cada evento con más anticipación para las carreras. Me comuniqué con Mads Østberg, quien inmediatamente fue muy solidario y agradable. No tardó en contarme detalles interesantes del C3, me envió sin demora material sobre el vehículo y, además, hasta llegamos a un acuerdo para que él sea mi entrenador personal en esta nueva etapa con Citroën. Mads trabajó en el pasado con mi ingeniero, Lewis Allen, en sus épocas en Ford, y se llevan bien, algo que también pesa”.

El menor de los Heller no se quedó exclusivamente con noticias técnicas y agregó: “Este viernes tomaremos contacto con el auto por primera vez, aunque ya hemos leído bien sus manuales para ir conociéndole en la teoría. Otra novedad es que hemos rotado navegantes con Pedro, así que yo largaré con Marc Martí y él está anotado con Pablo Olmos. Hay rivales muy fuertes, por lo cual entiendo que será una temporada difícil, pero que estoy seguro de disfrutar mucho. En Joker, seremos nosotros dos porque mi primo Felipe Rossi se tomará un paréntesis deportivo. Confío en que él vuelva porque no es tan simple cuando uno se enamora de este deporte no hacerlo. Estamos muy contentos de ver el buen trabajo hecho por la organización para este reinicio del automovilismo aquí y con la forma en que se ha diagramado y planteado la competencia en este contexto de pandemia. Ojalá nuestros seguidores sean comprensivos sobre las razones por las que el rally todavía no puede tener público y confío en que sigan todo lo que pasa a través de las múltiples posibilidades mediáticas. Espero que en la burbuja que será el parque de servicios todos seamos responsables y cuidemos las medidas sanitarias”.

Los C3 R5 del Team Joker Rally mantienen sus colores predominantes en azul, rojo, blanco y gris, pero con una decoración distinta a la que se observaba en los Ford Fiesta.