Kalle Rovanperä se escapó en el Campeonato del Mundo hoy con respecto a sus rivales al adjudicarse el Rally Safari, su cuarto triunfo en seis fechas disputadas hasta el momento.

El joven finlandés obtuvo su primera victoria en Kenia, una plaza ciertamente clásica en el calendario que volvió el año pasado después de casi dos décadas de ausencia.

El equipo oficial Toyota consiguió su éxito más contundente en mucho tiempo, un formidable 1-2-3-4 que replicó un recordado rendimiento idéntico a este con la cupé Celica ST185 de Grupo A en 1993 cuando Juha Kankkunen precedió a Markku Alén, el local Ian Duncan y Yasuhiro Iwase.

En esta oportunidad, Rovanperä encabezó el lote de GR Yaris Rally1 híbridos, sucedido por Elfyn Evans, Takamoto Katsuta y Sébastien Ogier. El líder del torneo ahora reúne 145 puntos, contra los 80 de su escolta, Thierry Neuville.

El nórdico de 21 años ganó las tres etapas. Pasó al frente de la clasificación el viernes pasado cuando Ogier, que venía adelante, pinchó un neumático. A partir de entonces, nunca más soltó la punta, ni en el piso extremadamente seco ni en el barro, las dos condiciones diametralmente opuestas que volvió a ofrecer el Safari.

Evans llegó a 52.8 segundos, mientras que Katsuta lo hizo a 1m42.7s. Así, el japonés alcanzó en estos caminos su segundo podio consecutivo, pues en 2021 había terminado segundo. El francés Ogier se recuperó del tiempo perdido en el inicio del evento, pero menos fortuna tuvo su compatriota Sébastien Loeb, que debió remontar para concluir apenas octavo con su Ford.

El mejor Hyundai i20 N, en manos de Thierry Neuville, acabó quinto y se llevó algunas unidades más por ser el más rápido en el Power Stage. Su compañero Ott Tänak desertó de nuevo esta tarde al romperse su dirección.

Craig Breen se reincorporó durante esta jornada para ser sexto con un Puma, adelante del piloto privado griego Jourdan Serderidis de buena actuación con otro ejemplar de M-Sport.

El irlandés se benefició con en el instante en que el Hyundai de Oliver Solberg se detuvo en el primer tramo de esta mañana con el filtro de aire totalmente tapado por el fino polvo de la zona, lo que lo relegó a la décima posición.

Noveno absoluto fue Kajetan Kajetanowicz con un Škoda Fabia Rally2 Evo. El polaco fue el mejor en la clase WRC2 en su primera visita al continente negro y calificó a este logro como el más importante de su campaña, además de pasar al tope del certamen.

El tricampeón europeo superó por 19m08.2s al Citroën C3 del estadounidense Sean Johnston, que largó afectado por su salud y tuvo problemas de frenos y motor. Tercero y cuartos fueron dos kenianos en sendos Škoda, Amaanraj Singh Rai y Aakif Varani, ya que Karan Patel no partió hoy por ser desclasificado como consecuencia de quitar los precintos reglamentarios de la caja de velocidades y diferencial trasero de su Fiesta.

También por el lado de los competidores locales, Maxime Wahome generó la euforia de su público e hizo historia al convertirse en la primera mujer keniana en imponerse en la división WRC3 categoría de apoyo del WRC, llevándose la victoria del WRC3 en su propio territorio en el Safari Rallye de Kenia.

La piloto de 26 años, que tuvo sus orígenes en el Motocross, condujo impecablemente su Ford Fiesta Rally3 de principio a fin para arribar a la meta en Naivasha con un margen de 25m27.4s sobre Jeremy Wahome, con quien comparte apellido, pero no parentesco. Solo se vio comprometida en la Etapa 1 por un fallo en la central electrónica del motor. Su padre Jimmy también competía en el pasado.

Este fue un resultado seguramente inolvidable para el deporte nacional, ya que un podio totalmente autóctono se completó con la tercera plaza de Mcrae Kimathi, que esta temporada es una figura habitual en el campeonato Junior.

Navegada por Murage Waigwa, la labor de la vencedora fue aún más impresionante al considerar que debutaba al volante del modelo fabricado en Polonia, pues apenas 12 meses antes había comenzado a tripular un Subaru Impreza N12 de producción.

Para registrar otro triunfo femenino en una división de la FIA hay que remontarse a 1994, cuando la alemana Isolde Holderied y la sueca Tina Thörner se adjudicaron el Grupo N en el Sanremo italiano con un Mitsubishi Lancer Evolution III de Ralliart Germany rumbo a transformarse en subcampeonas.

Hamza Anwar aspiraba a filtrarse entre ellos, pero abandonó en la antepenúltima pruebas especial.

La especialidad vuelve a Europa para disputar el Rally de Estonia del 14 al 17 de julio.

AUSPICIADORES