Martín Scuncio está listo para cobrarse revancha de los infortunios que, a pesar de su probada velocidad, le han impedido conseguir un triunfo en el campeonato Copec RallyMobil.

En la fecha anterior, tercera de la temporada que se disputó en Chillán Viejo, comandaba las acciones con José Díaz sobre el Škoda Fabia Rally2 Evo cuando se salió de la huella en una muy rápida curva en quinta marcha que en la cuerda externa tenía unos troncos que provocaron daños importantes al tren trasero e incluso al diferencial. Ahora, la dupla de Point Cola Racing va por más.

¿Será Quillón el lugar del desquite?

Ojalá que sí. Como son dos carreras seguidas en la Región de Ñuble, se espera que el terreno sea bastante parecido. Dicho esto, en junio allí me fe bien hasta que golpeamos el Fabia sin querer. El piso no debería cambiar y de 2021 recuerdo que hubo una etapa de promedio más alto y otra más trabada. La lluvia también podría hacer lo suyo en esta época. Si fuera autocrítico, de pronto me falta aprender a regular más el ritmo y, si veo que estoy adelante, cuidar más esa chance y exigirme menos, no lanzándome a fondo donde quizás no hace falta. El asunto es que estamos al límite con el asunto de la demora global que hay de la mayoría de los fabricantes y proveedores de elementos. A nosotros no nos llegan los amortiguadores Sachs que precisamos. Nos queda el recurso de utilizar los que trajo la segunda unidad de la que disponemos, pero desarmar ese no era lo ideal. También fue muy lento el tema de importar ese vehículo e ingresarlo a la aduana para ponerlo a nuestro nombre, de manera tal que hasta ahora no ha sido liberado, si bien nos han dicho que de un momento a otro antes de viajar a la competencia eso podría suceder.

A pesar del último infortunio, empatas con Pedro Heller la tercera posición en el torneo, lo que significa que estás peleando en el grupo de vanguardia con otros nombres importantes. ¿Te importa el triunfo o los puntos para lo que viene?

Somos varios pilotos encerrados en poca diferencia. A todos nos importa lo matemático en Quillón, pero creo que más decisiva será la prueba de Los Ángeles, donde parece que no estarán Jorge Martínez ni Emilio Fernández porque competirán en Grecia. Ese evento será de tres etapas y creo que a nadie le gustaría resignar la posibilidad de luchar por ese total de 39 puntos en juego.

Los hermanos Heller han probado suerte -y con éxito- en el Campeonato del Mundo dentro de la clase WRC2, seguidos hasta el presente por Fernández y por Jorge Martínez, que irá al Rally de Acrópolis. ¿Se te cruzó por la cabeza la idea de intentar algo parecido?

Sí, efectivamente. De hecho, estamos trabajando en un plan al mediano plaz para hacer un par de fechas mundiales, a costa de sacrificar alguno de los dos campeonatos nacionales en lo que estoy participando porque no podría hacer todo lo que quisiera o me gustaría. Por ejemplo, apenas termine mi carrera en Quillón, debo salir a toda prisa hacia Argentina para participar de la tradicional Vuelta de la Manzana en la Patagonia, o sea que los tiempos siempre son extremadamente apretados cuando hablamos de un equipo con frentes divididos. Mi sueño es hacer algún evento sobre asfalto, así que estamos programando como objetivo principal que lo que planifiquemos, incluye a una fecha en esa superficie, ya que la verdad es que me encantaría una experiencia así con estos autos.

AUSPICIADORES