0

Con experiencia en los campeonatos de Avosur y Biobío, Mauricio Leiva será desde agosto próximo uno de los nombres que se agreguen a la clase R2 de Copec RallyMobil™ cuando inscriban a su Ford Fiesta en la primera fecha puntuable de la temporada.

Al igual que su colega Lucas Palma, que hará lo mismo e incluso en esa división también, Leiva proviene de la ciudad de Castro, en Chiloé.

El piloto isleño adquirió recientemente el Fiesta que pertenecía a Julio Ibarra, con el que tratará de ser de la partida en la mayor cantidad posible de eventos hasta fin de año.

“Como nos pasa a muchos de los equipos más chicos, siempre dependemos de cuestiones presupuestarias para trazar planes a largo plazo, pero por ahora estamos con la idea de sumarnos a la clase R2 nacional. Quisiera expresar mi agradecimiento a Julio Ibarra por facilitarnos la gestión de compra del Ford. De hecho, estamos conversando con su equipo en Valdivia para que sea Valtor el que nos asista logística y mecánicamente. Hasta ahora, veníamos haciendo todo a nivel familiar, con la escuadra que llamamos Leiva Rally, que desde hace siete años me acompaña a las carreras con la ayuda de mi hijo, mi hermano y mi sobrino, apoyados por un grupo de buenos amigos y el municipio local. Lo principal será irnos adaptando poco al auto, sus reacciones y sus características, ya que hasta el momento yo había corrido solo en N3”, contó Mauricio.

Ocupándose de las notas y otras tareas estará Juan Bastida, con quien forma pareja deportiva desde 2018 y comparten la obtención de un título regional alcanzado con un Hyundai Coupé y un Nissan Primera.   

Leiva empezó a participar en Avosur entre 2005 y 2009 antes de un largo receso que se prolongó hasta 2016, cuando volvió al volante. Su intención es efectuar un ensayo sobre el Fiesta ni bien la situación sanitaria en su zona se lo permita.