0

Si algo precisaba Elfyn Evans para mantener vivas sus esperanzas de pelear por el título mundial de Rally 2021, era conseguir el difícil cometido de ganar una carrera tan especial como lo es el clásico en Finlandia. Pues eso mismo es lo que el galés y su navegante Scott Martin consiguieron hoy por primera vez al convertirse en los vencedores de la décima y antepenúltima fecha del campeonato.

Haber pasado a la punta ayer y mantenerla en la tercera etapa con un óptimo control de la situación y a pesar de la presión de los Hyundai i20 WRC de Ott Tänak y Craig Breen desde la segunda y tercera posición, respectivamente, le permitió a la tripulación de Toyota Yaris número 33 quedarse con lo mejor de esta veloz competencia a través de los bosques nórdicos con piso en buen estado cerca de Jyväskylä.

Evans empeló 2h19m13.7s para imponerse después de 19 tramos, superando por 14,1s al estonio y por 28.1s al irlandés. El piloto oficial de la marca japonesa, cuyo equipo tiene precisamente en la ciudad anfitriona de este evento, sumó también los puntos extra del Power Stage, donde fue el más rápido. Así, redujo de 44 a 24 la diferencia de unidades que le lleva su compañero Sébastien Ogier, a la vez que contribuyó a que Toyota Gazoo Racing siga invicta en este país desde su retorno en 2017 y se escape entre los constructores.

Los colores otoñales impregnaron los paisajes finlandeses por primera vez, ya que anteriormente esta carrera siempre se efectuó en verano. Los hombres de Hyundai gozaron de un buen rally, con la excepción de Thierry Neuville, quien abandonó al promediar el evento.

Muy destacado fue el trabajo de Esapekka Lappi, cuarto en su tierra tras conseguir el presupuesto para sentarse en un cuarto Yaris atendido por el personal que dirige Jari-Matti Latvala. Ogier fue quinto, sin la necesidad de ir a más, pero tampoco con el ritmo que sus rivales ejercieron algunos puestos más adelante. Del tiempo que cedió, un minuto obedeció a una penalización recibida por comprobarse que no se había ajustado bien la correa del casco ayer.

Los Ford Fiesta World Rally Car de M-Sport se ubicaron sexto y séptimo, con Gus Greensmith por encima de Adrien Fourmaux. Octavo general terminó el ganador del WRC2, Teemu Suninen, precediendo a Mads Østberg y Emil Lindholm.

Frente a su público, Suninen fue el mejor de los usuarios de coches R5, en su caso un Volkswagen Polo GTI que no conocía y con el que aventajó al noruego del Citroën C3, que presionó sin llegar a destronar al líder, cuyo margen en la meta fue de 15.7s. De todos modos, Østberg recortó a ocho los puntos que le lleva su coterráneo Andreas Mikkelsen, quien eligió participantes este fin de semana del Rally Serras del Fafe en Portugal, que ganó, aumentando sus chances de intentar ser campeón en la misma temporada tanto de esta división mundial como del certamen europeo.

También entre los favoritos al costado del camino, Jari Huttunen resultó tercero (a 1m36.2s) sobre uno de los nuevos Hyundai i20 N Rally2. Huttunen dejó cuarto a Martin Prokop (Ford) y quinto a Georg Linnamäe (Volkswagen).

Otro local victorioso, fue Emil Lindholm en WRC3. Utilizó un Škoda con el cual hace algunas semanas se proclamó campeón nacional. Empezó el rally al tope de las posiciones y así permaneció en todo momento, prevaleciendo en 10 especiales junto a Reeta Hämäläinen.

Lindholm, hijo de otra estrella con títulos finlandeses, se relajó en estos últimos kilómetros y acabó 1m01.3s a su favor con respecto a otro producto checo, el de Mikko Heikkilä, algo demorado ayer por un pinchazo.

Eerik Pietarinen y Teemu Asunmaa se debatían por subir al podio, aunque ambos desertaron en esta jornada, el primero por chocar su Polo y el segundo por volcar su Fabia (ambos en la PE17). Sendos incidentes hicieron que al tercer peldaño lo ocupe el joven Lauri Joona, habitual animador de la clase Junior que en su país se dio con el gusto de conducir un Škoda con el que arribó a 3m55.5s del ganador.

Los brasileños Paulo Nobre y Gabriel Moraes completaron su incursión por Finlandia con un décima lugar en esta categoría.

El asfalto catalán espera a los participantes del Rally de España 14 al 17 de octubre con epicentro en Salou.