0

Sébastien Loeb comentó hoy que no desestimaría una oferta para correr con los autos híbridos de nueva generación en el Campeonato del Mundo de Rally desde 2022.

Desde que terminó el año pasado su contrato por dos temporadas con Hyundai Motorsport, el francés se ha concentrado en el Rally Dakar y otros eventos de Cross Country y Extreme E con Prodrive.

Al crecer los rumores del interés de parte de M-Sport en su nombre, tanto como en el del noruego Andreas Mikkelsen, Loeb mencionó: “No lo estaba pensando, pero como he asegurado varas veces, algunas pruebas mundiales sueltas siempre me atraen. Lo principal para mí este año era el Dakar y ahora es la nueva Extreme E, pero si alguien como Malcolm Wilson me llamara para darle una mano en algunos rallies de 2002, podría evaluarlo”.

Lo más cerca que el nueve veces campeón de la especialidad estuvo de sumarse a las filas de M-Sport fue a fines de 2005, cuando Citroën Racing se tomó un año sabático en 2006 para luego volver con el modelo C4 WRC. Aquella vez, el alsaciano llegó incluso a visitar la sede del equipo en Gran Bretaña.