0

Mientras que Nicolas Ciamin y Luis Martínez se quedaron con los mejores tiempos de la segunda etapa del Rally del Biobío, En la clasificación general son Jorge Martínez con Alberto Álvarez y el español de Inde Racing con Juan Cruz Varela quienes siguen al tope de las clases RC2 y RC4, respectivamente.

Hoy se recorrieron en competencia unos 65 kilómetros a través de las repeticiones de los tramos en Las Pataguas, El Poñén y Copiulemu. Sobre todos los dos primeros compromisos complicaron a más de uno con el polvo en suspensión, que al mediodía se disipó.

Una gran sorpresa para muchos, por competir en Chile por primera vez y porque ayer había sido sexto, fue la del ganador de dos pruebas especiales y el mejor en los relojes de esta jornada, Ciamin, navegado por Yannick Roche sobre un Hyundai i20 de Point Cola Racing. Sin mediar los pequeños inconvenientes que los retrasaron ayer (había roto un amortiguador y hecho un semitrompo), los franceses fueron muy efectivos y súbitamente treparon desde esa posición a la segunda.

Eso no impidió que el local Martínez estire aún más su diferencia como líder. El tiempo neto del penquista con el Škoda Fabia de CBTech es de Fabia   1h23m48.4s, con el que supera por 1m36.4s al piloto galo. Completando la lista de quienes se adjudicaron a partes iguales dos parciales cronometrados aparece Martín Scuncio con José Díaz. En el estreno de su Fabia Rally2 Evo, fue segundo hoy y remontó dos puestos para ser séptimo.

Emilio Fernández anduvo bien otra vez, navegado por Juan Manuel Sanhueza, el volante de la escuadra Susaron retrocedió una colocación con su Škoda por los embates de Nicolas Ciamin y por la pérdida de tiempo que le causó un trompo. Con tiempos rápidos y constancia, Pedro Heller y Pablo Olmos son cuartos con uno de los Citroën C3 de Joker Rally.

Evolucionando de un día para el otro, Emilio Rosselot y Tomás Cañete (Citroën C3) estuvieron permanentemente en el lote de vanguardia y marchan quintos, por delante del paraguayo Fabrizio Zaldívar (Hyundai), que se vio postergado en dos posiciones ante una configuración de su auto que no lo hizo sentir cómodo.

Luego se escalonaron Scuncio, Joaquín Ruiz de Loyzaga (Škoda), Germán Lyon (Citroën) y Gerardo Rosselot (Mitsubishi). Alberto Heller y Luis Allende (Citroën) acabaron terceros en la etapa con óptimos parciales tras reengancharse esta mañana.

“Nos tranquiliza que hayamos estirado un poco más la ventaja, aunque hay muchos rivales que impidieron que nos relajemos. Tuve que apurar el ritmo, cosa que logramos en dos pruebas ganadas, pero sin dudas hay gente como Ciamin, Scuncio, Martínez y los Heller que son capaces de presionar intensamente. Esto se ve muy competitivo y, por más que cueste trabajo, intentaré vencer en casa”, resumió Jorge Martínez.

Los logros estuvieron más repartidos ahora en la clase RC4, donde continúa encabezando las acciones Luis Martínez, muy conforme con el rendimiento de su flamante Opel Corsa Rally4.

Otro español, Iván Fuertes, se anotó dos sectores de velocidad, la misma cantidad que el líder. Del resto, uno fue para el tomecino Patricio Muñoz y el otro para el local Felipe Padilla, todos ellos con Peugeot 208 Rally4.

Al principio, el asturiano resignó apenas un puñado de segundos (lleva 1h35m56.8s de carrera), pero después de la asistencia del mediodía volvió a su andar contundente e incrementó de 32.3s a 1m01.4s el margen que ostenta sobre Muñoz. El campeón, por otra parte, se va cada vez más amenazado por Padilla, que ya se le sitúa a tan solo ocho décimas.

Fuertes y Víctor Ferrero quedaron quintos, precediendo a Sebastián Silva y Sebastián Arancibia en un Renault Clio R3 (terceros entre los usuarios de coches tracción simple hoy y primero en R3), Mario Parra y Matías Améstica (Peugeot), Tadeo Rosselot y Sebastián Olguín (Citroën) y José Quezada (Peugeot). Abandonaron Felipe Arenas y Andy Salvo por las reiteradas roturas de flexibles de frenos en su 208 R2 y Nicolás Pérez y Enrique Pérez (208 Rally4) al salirse del camino y quedar completamente encajados.

“Salimos a controlar el rally y, pese a que perdimos un poco de tiempo por el polvo en suspensión en la PE5 que abría la etapa, volvimos a la carga porque notamos que los demás se venían acercando. Donde más aceleré fue en la última pasada por Copiulemu y la idea salió bien. También me tuve que recuperar de una leve incursión por fuera de la ruta. o importante. Fue importante plantear una estrategia del uso de los neumáticos, pues nos reservamos los mejores para el final del día”, explicó Luis Martínez.

Mañana a las 08:18 horas se largará Pinares 2, primero de cinco tramos que concluyen con la PE15 (Mobil 1 Power Stage El Poñén) antes de la meta en el parque cerrado a las 15:53 y la premiación en el Parque Bicentenario de Concepción a las 1y:30. Serán 52,41 cronometrados.