0

Estuvo en la lista de pilotos internacional de renombre que vinieron a Chile por primera vez en mayo de 2019 cuando en el país se hizo por primera vez un rally por el Campeonato del Mundo.

Aquella vez, fue segundo en la clase WRC2 Pro y noveno general con un Citroën C3 R5. Un poco más de dos y medio habrán transcurrido para que Mads Østberg vuelva a acelerar en los caminos de la Región del Biobío, ofreciéndole al público chileno de nuevo la posibilidad de apreciar su espectacularidad.

El noruego de 34 años competirá en la última fecha del campeonato Copec RallyMobil™ 2021, que tendrá lugar en Concepción y aledaños durante los primeros días de 2022. Faltan unos pequeños detalles para cerrar su participación a los mandos de uno de los Hyundai i20 del equipo Point Cola Racing. 

Vienes de dos temporadas positivas en WRC2, la de 2020 en la que fuiste campeón mundial y la última en la que fuiste subcampeón. ¿Cómo evalúas este momento en tu carrera deportiva?

De 2020 hay que decir que fue un año fantástico, tal como lo demuestra la obtención del título en esa categoría. Esta temporada, aunque haber quedado detrás de Andreas Mikkelsen, cerca y con posibilidades casi hasta el final, fue menos afortunado. Pasamos por algunas complicaciones que nos impidieron llegar a la parte conclusiva del calendario mejor parados. Los principales reveses vinieron por el lado de los pinchazos. Perdí la cuenta de cuántos fueron. A varios he dicho que lo llamo “El año de los Pinchazos”. Ser subcampeón no es malo, pero aspirábamos a más. Me animo a decir que no menos de tres y hasta cuatro veces se nos escaparon triunfos por ese tema, lo cual es mucho en términos de un campeonato. Sin embargo, también hubo cosas positivas, como el avance que logramos en los tiempos de tramos que repetíamos de un año a otro, utilizando los elementos de nuevo desarrollo sobre los que me tocó trabajar junto a otros colegas para ir evolucionando el modelo C3. Ciertamente, ha sido intenso, con el compromiso mundial, la presencia en el campeonato húngaro (de donde es Tagai Racing Technology y donde fuimos terceros) y una salida por el Europeo, también en Hungría, donde pudimos ganar en el pavimento como lo habíamos hecho en Croacia.

¿Crees entonces que tus seguidores ya no te llaman “Mad Mads” (Loco Mads) como antes?

Quizás ese apodo me sentaba mejor cuando tenía 21 años que ahora, pero la verdad es que a veces me gusta hacer alguna que otra locura arriba del auto, particularmente para que disfruten los espectadores y porque yo también lo paso bien si sé que soy rápido, que puedo derrapar mucho o que puedo volar alto.

Tu segunda visita a Chile será para conducir otra vez por los tramos que te vieron en acción hace dos años. ¿Cómo recuerdas esa experiencia?

Fue muy lindo porque los participantes disfrutamos mucho de ser parte de la primera edición mundial del Copec Rally Chile. Los caminos nos parecieron muy atractivos, el entusiasmo que había en la gente con su expectativa por vivir este evento al más alto nivel internacional se podía palpar en todos lados, desde el centro de Concepción con su súperespecial hasta los tramos forestales, así que lo pasamos bien, además de que el resultado acompañó. Tengo que admitir que a mí siempre me dio mucho gusto correr en América Latina en cualquiera de sus países: Argentina, Chile o México. Lo disfruté inmensamente y supongo que me pasará lo mismo cuando regrese en enero con mi navegante Torstein Eriksen.

 

¿Qué esperas de la competencia a la que has sido invitado?

Espero andar bien frente a los locales, por supuesto, pero también considero que será una ocasión más que especial. Seguramente mi navegante Torsten Eriksen piensa de la misma manera. Lo sé porque lo conozco al ser él no solo mi copiloto, sino también uno de mis mejores amigos personales. Como entiendo que será un viaje especial, también he decidido programarlo junto a mi familia, así que no faltarán los ingredientes para vivirlo a pleno. ¡Hasta el Año Nuevo pasaré allí! A propósito, quiero agradecer a Sebastián Etcheverry y la producción de Copec RallyMobil™ por haberme insistido -¡y presionado!- lo suficiente como para que a la larga me convencieran de sumarme a los anotados. Si mi granito de arena en una prueba con carácter internacional contribuye a la causa de que Chile tarde o temprano vuelva al Campeonato del Mundo, estaré todavía más contento, puesto que en 2019 vi que la prueba estaba a la altura de las circunstancias.

¿Cómo te has sentido en tu rol de comentarista en vivo para las transmisiones de WRC en la segunda mitad del año?

Debo reconocer que antes de empezar con esa tarea, no imaginaba que sería tan entretenida. Lo hice en dos rallies y me gustó. Está claro que sigo prefiriendo conducir profesionalmente tanto como pueda, pero tratándose de dos fechas en las que no iba a participar, me pareció interesante lo hecho junto al personal habitual de las transmisiones en inglés y los promotores del torneo, buscando de aportar mi óptica como piloto, que me permitía darme cuenta de cómo planteaban los demás su carrera. Muchos televidentes me manifestaron que quedaron conformes, lo cual me enorgullece.

¿Cuál es tu opinión sobre el desenlace del certamen mundial pocos días atrás en Monza?

Los logros de Sébastien Ogier a lo largo de los años son inobjetables. Él tiene una capacidad distinta a otros pilotos para acomodar su estilo de manejo a casa lugar y también a la circunstancia. Esto significa que es muy hábil para administrar su propio potencial como el del auto que le toque manejar en distintas superficies. Diría que esa característica es la que lo diferencia principalmente del resto y por lo cual fue ocho veces campeón. Elfyn Evans también es muy talentoso y es rápido. Necesita aprender algunas cosas más para pelear de igual a igual con alguien de semejante astucia como la de Ogier, pero eso no le quita mérito a que en dos temporadas consecutivas haya peleado por la corona con el francés hasta la última cita del calendario.

¿Qué te parece la tecnología híbrida que está llegando?

Que dar un paso adelante en esa dirección es de gran relevancia. El escenario es interesante. El deporte motor desde que existe ha girado en torno al combustible y un cambio en ese sentido se imponía. El petróleo no es un recurso renovable por siempre y vendrá bien -globalmente hablando- esta alternativa, tanto como a la disciplina ser un campo de pruebas para que los fabricantes prueben en carrera soluciones relacionadas a lo eléctrico y a lo híbrido para aplicar progresivamente a sus vehículos de uso cotidiano.