0

Aunque lo ha dicho siempre, Jorge Martínez insiste con que, especialmente en momentos de mayor presión, su añejo navegante, Alberto Álvarez, es quien lo mantiene centrado dentro del auto y tratando de conseguir sus objetivos primordiales.

Con neumáticos que volvieron a ser el foco de la atención para los participantes del Rally de Quillón y motivo de tácticas elaboradas, el copiloto nacido en la Patagonia argentina le permitió al nueve veces campeón nacional obtener su primer triunfo de la temporada y volver a lo más alto del podio de Copec RallyMobil™ por primera vez desde La Unión-Río Bueno 2019.

Álvarez comentó en la conferencia de prensa del domingo: “Me alegra mucho volver a ganar en Chile porque lo que conseguimos con Jorge es el reflejo del enorme trabajo de un equipo que en lo técnico y en lo humano está siempre pendiente de ir a más, como es CBTech. Hubo otras dos cosas que me dieron muchísimo gusto en Quillón. Una es comprobar el ambiente de caballerosidad que reina entre quienes peleamos por las competencias, pero somos buenos colegas al bajarnos de los vehículos. La segunda, e igual de importante, fue volver a ver público al costado del camino. Después de todo, ambas cuestiones forman parte de la esencia del deporte. Nosotros disfrutamos de manera especial venir rápido adentro del auto, pero sintiendo la alegría de los seguidores de la categoría que se entusiasman con el espectáculo que tenemos para ofrecerles. Como fue el Día de la Madre en Argentina, a este logro se lo dedico a la mía, Lía Inés”.