0

El Rally de Quillón marcó el regreso de Felipe Padilla al certamen Copec RallyMobil™ por primera vez desde fines de 2018. Se anotó con un Peugeot 208 R2 sobre el que pronto se hizo notar en los tiempos.

Sin embargo, junto a Sebastián Waeger, fue en Osorno donde se destacó más todavía, subiendo al podio de la clase RC4 para autos de tracción simple al quedar tercero detrás de Patricio Muñoz y el local Nicolás Pérez y hasta ganando un tramo frente a algunas máquinas más modernas, además de resultar segundo en R2.

Todo parece indicar que su motivación por estar de vuelta en la categoría es alta. Terminado el rally el domingo por la noche, Padilla pernoctaba en el mismo hotel que muchos de los participantes. Fue así que, de casualidad, se cruzó en una sala de estar con Daniel Rodríguez (responsable técnico del campeonato) y Eduardo Castro (del equipo Castro Yangali Team), quienes compartían un trago y conversaban.

Cuando en plena charla el penquista cayó en la cuenta que era el peruano quien disponía para la venta el cuarto y último de los Peugeot 208 Rally4 en suelo chileno, Felipe Padilla se sorprendió, pero a la vez no dudó en cerrar trato por ese auto 0km.

¿Cuál es tu balance después de estas dos fechas en las que has participado?

Muy bueno. Osorno demandó desde el inicio un esfuerzo mayor que Quillón porque los mecánicos tuvieron que trabajar hasta la madrugada del viernes cambiando la caja de velocidad para que pudiéramos largar. Aprovechando que la competencia fue de tres días, hicimos unos cuantos kilómetros con Sebastián, que fueron valiosos. Creo que nuestra estrategia fue acertada, avanzando de manera progresiva. En la segunda etapa nos quedamos sin frenos en la segunda etapa. Reparado eso, aceleramos más y nos acercamos mucho a los tiempos de punta. El rédito de una prueba extensa fue volver al podio de nuestra clase y hasta ser los más rápidos en una prueba especial.

¿En qué te gustaría mejorar?

En aspectos que tienen que ver con la hoja de ruta o referencias para frenar, producto de haber estado inactivo un largo rato. Por lo demás, estoy más que conforme con habernos concentrado al máximo y con haber compartido los lugares de privilegio del evento con pilotos excepcionales como los que terminaron tanto adelante como atrás de mí.

¿Estás disfrutando de la decisión de volver a correr?

Sí, mucho. Quería reponerme bien de un problema de salud que tuve hace algún tiempo y seguir con esto que tanto me gusta. El campeonato Copec RallyMobil™ tiene un nivel atractivo, me reencontré con amigos del pasado, hice nuevos y en Osorno hasta tuve el honor de sentarme a departir con la familia Pérez. Lo paso bien conduciendo, tanto como abajo del auto, por la camaradería que hay.

Ahora tu escuadra se enfrenta a un cambio de medio mecánico…

Así es. En Padilla Motorsport, contaremos con un Peugeot 208 Rally4. Como terminada la competencia, el domingo a la noche me crucé con gente de la categoría que me invitó a un brindis, la casualidad quiso que -aunque yo no estaba del todo enterado- era justo quien precisaba para rematar mi idea de modernizarme en cuanto al vehículo. Había bajado a recepción porque se me había desmagnetizado la tarjeta para entrar a mi habitación y ahí quedé. Una cosa llevó a la otra y, por más que no tenía todo el monto conmigo, pude señar el coche y asegurármelo. El R2 que vengo usando ya se ofrece para la venta.