En la primera etapa del Rally de Finlandia, Ott Tänak soportó la creciente presión de Esapekka Lappi y se colocó a la cabeza de la tradicional y rápida carrera escandinava.

El piloto oficial Hyundai ya ha ganado dos veces este evento. En la mañana, superó a su compañero Thierry Neuville desde temprano.

Algunas cuestiones relacionadas a una configuración no del todo ideal en su i20 N Rally1 le impidieron escaparse, obligándolo a regular los embates que sufría de parte del Toyota GR Yaris de Lappi, que se ubicó a seis segundos al promediar la jornada. El local aumentó su ritmo por la tarde y, con diez tramos recorridos, llegó al parque cerrado a solamente 3.8s.

Elfyn Evans fue incrementando poco a poco su velocidad hasta que el galés se situó tercero a 15.5s, no sin una intensa puja por esa posición con otro Yaris, el de Kalle Rovanperä, de quien cerró el día apenas a 1.7s.

A Rovanperä le tocó abrir la ruta, lo que lo perjudicó a la hora de dar con una óptima tracción en estos pisos. Esta situación ya no lo preocupará a partir de mañana, momento desde el que prometió salir al ataque de sus contrincantes.

Craig Breen fue quinto con el mejor Ford Puma, en un lote más alejado del Hyundai que marcha primero, con una diferencia superior a los 11m. El irlandés tuvo un problema con el intercomunicador al principio y llegó adelante del japonés Takamoto Katsuta (Toyota), quien de todos modos está cerca, a 3.9s.

Neuville se manifestó frustrado con su séptima plaza, que le atribuye a la puesta a punto de su i20, inestable en el tren trasero. Otros dos representantes de M-Sport, Pierre-Louis Loubet y Gus Greensmith, acabaron octavo y noveno, dejando décimo al mejor de los conductores de autos WRC2, Teemu Suninen con un Hyundai i20 N Rally2.

El debut de Jari Huttunen con un coche de la generación híbrida se complicó al padecer su Puma un inconveniente con la presión de combustible. El otro integrante de la escuadra del óvalo, Adrien Fourmaux, se demoró con una avería en el eje de transmisión y la dirección asistida al mismo tiempo.

Para los equipos oficiales, una de las decepciones más grandes fue el accidente de Oliver Solberg, que golpeó la rueda trasera derecha de su Hyundai en la primera curva del rally, se despistó en plena aceleración, cochó contra unos árboles y provocó daños en la jaula antivuelco, lo que se tradujo en lágrimas en los ojos del joven sueco al ser abordado al respecto y en la imposibilidad de retomar la prueba.

Suninen está cómodo en la segunda categoría. Busca su primera victoria del año en ella. Ganó siete de los nueve parciales y aventaja por 19.4s al Škoda Fabia de Emil Lindholm, la misma marca que usan el tercero, Mikko Heikkilä, y el cuarto, Sami Pajari, de buena labor en su segunda salida con ese modelo.

El estonio Egon Kaur se salvó del que podría haber sido un fuerte incidente en su Volkswagen Polo GTI R5 durante la quinta especial y se mantiene quinto en duelo con el Hyundai del neocelandés Hayden Paddon, que lo acosa a cinco segundos.

Fabrizio Zaldívar se encuentra undécimo con otro i20 Rally2.

En la división WRC3, Lauri Joona se repuso de problemas de dirección en su Ford Fiesta Rally3 por la mañana y después se fue alejando de los demás hasta concluir 45.1s arriba de otro local, Toni Herranen, que es debutante.

Al salir de la asistencia con una nueva cremallera, Joona se sintió más confiado y amplió su margen a pesar de la llovizna. El checo Jan Černý se impuso en un tramo y va tercero.

La segunda etapa se en la zona de Jämsä con 150,30 km de carrera, casi la mitad de la distancia total.

AUSPICIADORES